Temas Especiales

28 de Ene de 2023

Más Deportes

Integración deportiva: la discapacidad no es un impedimento para competir

Además de propiciar la inclusión, el deporte inclusivo, crea oportunidades para realzar el talento de atletas con discapacidad. Hoy se conmemora el día Internacional de las personas con discapacidad

Caminata entre amigos
El impacto del deporte inclusivo se encuentra en la salud mental y el desarrollo personal de las personas con discapacidad.Archivo | LEP

Diversas organizaciones multilaterales luchan diariamente por el reconocimiento de las personas con discapacidad como una población de gran importancia dentro de la sociedad.

De hecho, en Panamá, 97,165 personas sufren de algún tipo de discapacidad física o intelectual, según datos del último censo, realizado en el año 2010 reafirmando el valor que tiene la integración de estas personas a todas las esferas humanas.

Mañana 4 de diciembre, se llevará a cabo la Carrera por la Amistad, actividad familiar organizada por la Asociación Best Buddies Panamá, que busca la inclusión de las personas con discapacidad, así como resaltar sus competencias físicas.

En el evento deportivo, que se dio en la Cinta Costera, pudieron participar personas con impedimentos visuales o viscerales, así como en silla de rueda lumbar, silla de rueda torácica y personas sin discapacidad en distancias de un kilómetro y cinco kilómetros.

Deporte entre todos

Aunque no siempre es fácil crear un vínculo entre los impedimentos físicos o intelectuales y el deporte, actividades como la Carrera por la Amistad, son de utilidad al momento de normalizar e integrar a las personas que sufren discapacidades, ya que inculca valores y comportamientos como la solidaridad, el respeto, la colaboración mutua, la superación de limitaciones, entre otros.

El impacto positivo del deporte inclusivo se encuentra en la salud mental y el desarrollo personal de las personas con discapacidad en áreas como la autorrealización e independencia personal.

A su vez, promueve un espacio donde personas con o sin impedimentos pueden participar de manera equitativa, respetando las reglas y objetivos de las diferentes disciplinas deportivas.

De acuerdo con la Organización de las Olimpiadas Especiales en América Latina, existen diferentes maneras de implementar el deporte inclusivo.

La primera es desarrollando a los jugadores con tutorías, es decir, aquellos con mayor nivel atlético sirven como mentores y ayudan a los jugadores que tienen impedimentos o tal vez un menor nivel deportivo. Esto crea un ambiente de cooperación, en el cual todos los participantes pueden aprender unos de los otros.

Otro de los módulos que propicia este tipo de actividades es en las competiciones; estas aseguran que todos los concursantes tengan el mismo nivel de entrenamiento y competición. Por lo general este tipo de equipos participan en olimpiadas especiales o ligas interescolares.

La Organización de las Olimpiadas Especiales también argumenta que la recreación cuenta como otro de los modelos del deporte inclusivo, siendo su arista más flexible, pues lo que busca es la diversión de todos los jugadores. Aunque este tipo de actividad no es necesariamente apta para llegar a alguna competencia profesional, puede ser provechosa como ejercicio físico o verse como una oportunidad para destacar el lado humano y reafirmar la cooperación entre los participantes.

“El deporte inclusivo es una herramienta que mejora la calidad de vida de todos los involucrados y sensibiliza a las personas sobre la importancia de valorar la diversidad de la condición humana”, también explica la organización.

La integración es real

En Panamá, la organización deportiva Olimpiadas Especiales Panamá, que mantiene estos mismos lineamientos, se encarga de entrenar a personas discapacitadas en diferentes disciplinas como natación, atletismo, béisbol, entre otros.

Esto no solo aumenta la participación y méritos de hombres y mujeres con discapacidad en el ámbito deportivo, también brinda la oportunidad de demostrar las habilidades y puntos fuertes de estas personas, transformando sus vidas.

Así, a través del deporte, las personas con discapacidad descubren nuevas aptitudes y fortalezas demostrándose a sí mismos que su limitación nunca fue un impedimento para lograr el éxito.

La próxima meta de los deportistas con discapacidades en Panamá es participar en las próximas Olimpiadas Especiales, que se realizarán en Berlín desde el 10 de octubre del próximo año, dentro de sus diferentes disciplinas.