27 de Feb de 2020

Economía

Incertidumbre y cautela

PANAMÁ. La crisis financiera por la que atraviesa Estados Unidos mantiene dividida las opiniones de los analistas en Panamá.

PANAMÁ. La crisis financiera por la que atraviesa Estados Unidos mantiene dividida las opiniones de los analistas en Panamá.

Las dudas están orientadas en ¿qué tanto nos afectará? ¿de qué manera? y ¿qué podemos esperar a futuro?

En las últimas semanas los mercados han sentido las consecuencias de la incertidumbre, y aunque la Superintendencia de Bancos se ha limitado a decir que el sistema bancario panameño está fuerte, hay quienes aseguran que Panamá no escapa a la realidad financiera mundial.

Ernesto Bazán, de la calificadora de riesgo Equilibrium, es uno de ellos. Él asegura que el país será impactado por la crisis y adelanta fusiones, adquisiciones y quiebras de bancos. Hay otros como Felipe Chapman, de Indesa y Roberto Brenes, de la Bolsa de Valores de Panamá, que prefieren ser cautelosos y optimistas.

Pero el financista Javier Arias va más allá y dice que ningún analista en el mundo puede predecir en qué terminará esta crisis.

“Se trata de un momento muy particular en la historia nunca antes vivido. La pregunta que todos nos hacemos es ¿será el fin de la economía de Estados Unidos?

Según el financista, es muy complicado tratar de responder esa pregunta en medio del nerviosismo de los mercados.

Una fuente bancaria que prefirió el anonimato aseguró a La Estrella que el silencio de las autoridades y la discrepancia de algunos analistas locales tiene mucho que ver con el desconocimiento de las verdaderas consecuencias para Panamá a mediano y largo plazo.

La situación financiera global es tan inestable, que aunque la revista Global Finance elaboró una lista con los bancos más seguros del mundo (ver tabla), Francia confirmó ayer su participación en el plan de recapitalización del grupo bancario y de seguros franco-belga Dexia, quien está dentro del ranking.

Para este ranking los bancos fueron seleccionados a través de una comparación de las consecuencias a largo plazo y la calificación crediticia y además se utilizó calificaciones de Moody's, Standard & Poor's y Fitch. Según la fuente, “esto es una muestra de qué tan inestable puede ser un banco”.

Por ahora la pelota está del lado del Congreso de Estados Unidos. Los entendidos coinciden en que la crisis está inmersa en medio de la política, pero confían en una pronta salida.