Temas Especiales

18 de Sep de 2020

Economía

Piden confianza en la banca local

PANAMÁ. En medio de una crisis financiera, marcada como un hito en la historia de la economía mundial, el jefe de la Superintendencia B...

PANAMÁ. En medio de una crisis financiera, marcada como un hito en la historia de la economía mundial, el jefe de la Superintendencia Bancaria de Panamá (SBP), Olegario Barrelier fue ratificado para un nuevo período tras ejercer el anterior en reemplazo de Delia Cárdenas.

Durante el acto, que contó con la presencia del presidente de la República, Martín Torrijos y los dos vicepresidente, Samuel Lewis Navarro y Rubén Arosemena, el superintendente dio un discurso positivo y de seguridad sobre la situación del centro bancario y la crisis financiera. Pidió prudencia y respaldo al sistema económico del país al expresar que “no es el momento de guardar el dinero en el colchón”.

Resaltó la liquidez con que cuentan los bancos que operan en el país, pues no han sufrido pérdidas por la actual situación al asegurar que la liquidez actual del centro bancario es de 13 mil 537 millones de dólares en activos líquidos, suficiente para hacer frente al 58% de los retiros bancarios. De ese fondo 60% están depositados en Panamá y 40% en la banca internacional.

Sin embargo, no negó que de alguna forma la crisis afectará la economía del país. Señaló que podrían perjudicarse las exportaciones, los montos de inversiones y el flujo de turismo provenientes de EEUU y Europa por la desaceleración del comercio internacional.

Pero, regresando a la realidad nacional, advirtió que “el crédito de consumo será más caro y más difícil de obtener”.

Un aspecto que se menciona es el costo del dinero, pero según Barrelier no es solo por la crisis, sino por recomendaciones de la SBP que ha venido haciendo al sector bancario de reducir las carteras de préstamos.

Sostuvo que los intereses van a subir porque los capitales de mercado han aumentado los intereses para desestimular el uso de crédito entre los bancos. “No se quieren prestar entre ellos mismos porque no se tienen confianza”.