26 de Feb de 2020

Economía

Consolidación farmacéutica

ESPAÑA. El farmacéutico es un sector maduro. Y con tantos grandes actores perdiendo la protección que les dan sus patentes, sin que se...

ESPAÑA. El farmacéutico es un sector maduro. Y con tantos grandes actores perdiendo la protección que les dan sus patentes, sin que se vea en el horizonte la llegada de una ola de innovación que les permita compensar las pérdidas de ingresos con nuevos medicamentos, la consolidación se convierte en un paso natural.

Ese es el camino que eligió Pfizer adquiriendo Wyeth, por la que pagará 68.000 millones de dólares. A pesar de las restricciones que desde hace un año tienen congelado el mercado de crédito a escala global, Pfizer pudo permitirse el lujo de recaudar hasta 22.500 millones de dólares para financiar la operación. Le ayudó el hecho de que dispone de 26.800 millones de dólares en efectivo en su balance.

Además, las farmacéuticas suelen ser compañías a prueba de recesión, lo que hace que los préstamos tengan menos riesgos. Y llevaba tiempo preparando el terreno.

El consejero delegado de Pfizer, Jeff Kindler, se concentró hasta ahora en reducir costos, despidiendo a 17.500 empleados en los últimos dos años, cerrando laboratorios y vendiendo plantas para mejorar la eficiencia de la compañía.

Pero los inversores pedían algo más para preservar su liderazgo. El laboratorio se topa con el problema de que en 2011 expira la patente que le permite vender en exclusiva Lipitor, el popular tratamiento contra el colesterol.

Algunos analistas calculan que Pfizer podría llegar a peder entre el 50% y el 70% de sus ingresos en 2015 si no es capaz de lanzar nuevas drogas al mercado para reemplazar las que pierde la exclusividad.

Kindler explicó que la compra de Wyeth es una respuesta a los miedos que circulan en el parqué por la caída de ingresos que sufrirá con la pérdida de ese escudo.

La compra anunciada hace unos días es la más importante del sector farmacéutico desde que Glaxo adquirió SmithKline en 2000, por la que pagó 78.000 millones de dólares.