Temas Especiales

24 de Jul de 2021

Economía

Mantengamos la calma

La reacción de los clientes del Stanford Bank Panamá es natural y entendible. La intervención del Banco Stanford y de su presidente Alle...

La reacción de los clientes del Stanford Bank Panamá es natural y entendible. La intervención del Banco Stanford y de su presidente Allen Stanford en Estados Unidos provocó temores sobre la solidez de la sucursal panameña del banco y causó que sus depositantes corrieran a retirar sus dineros.

Sin embargo, creo que las autoridades deben tomar medidas para que este tipo de reacciones no destruya en minutos la confianza que ha costado años construir alrededor de nuestro Sistema Bancario. El efecto que este tipo de conductas colectivas puede tener en la banca local puede ser desastroso.

La actual crisis bancaria internacional es más una crisis de confianza que otra cosa. Esta desconfianza corre y se contagia más rápido que un virus. Es por ello que debemos tomar medidas y regulaciones que garanticen los ahorros de los cuentahabientes por un lado y la confianza que se debe tener en el sistema por el otro, en lugar de solamente repetir que la crisis no nos va a tocar.

Con relación al tema de seguridad y confianza, la Superintendencia de Bancos de Panamá (SBP) oportuna y pertinentemente subió la prelación en el crédito de $5 mil a $10 mil en agosto de 2008, es decir el orden de prioridad en el pago a los depositantes.

Personalmente he revisado las cifras del Stanford Bank de Panamá y me parecen saludables, buenos indicadores de liquidez, acaban de aumentar su capital pagado, además de mantener una cartera de prestamos bastante manejable.

¿Entonces por qué el pánico de las personas en correr a sacar sus depósitos? En parte porque la reacción es más emotiva que racional, pero esto a su vez se debe a que las autoridades deben actuar con una mayor proactividad y anticiparse a estos hechos.

Creo que situaciones como la del Stanford Bank van a repetirse con otros bancos y debemos impedir que los depositantes sean presa del pánico.

Debe utilizarse parte del Programa de Estímulo Fiscal para crear un fondo que asegure los depósitos bancarios hasta 100 mil dólares. Si bien es cierto que de acuerdo con cifras de la SBP El 90% de los ahorros están en los bancos estatales, lo cual implica una garantía tácita ya que es el Estado quien en última instancia respalda estos bancos, recordemos que la confianza o falta de ella responde a estímulos más subjetivos que objetivos.

Por eso, esta medida ayudaría a dar más seguridad. Para dar un ejemplo, en Estados Unidos existe la Corporación Federal de Seguro de Depósitos (FDIC por sus siglas en inglés), sin que este sustituya la obligación de los bancos de controlar el riesgo crediticio y sus propias políticas de liquidez.