Panamá,25º

19 de Feb de 2020

Economía

ACOBIR confía en recuperar el ritmo

PANAMÁ. Los expertos vaticinan que el sector inmobiliario será uno de los más afectados por la crisis internacional, y de hecho ya se h...

PANAMÁ. Los expertos vaticinan que el sector inmobiliario será uno de los más afectados por la crisis internacional, y de hecho ya se han registrado reducciones importantes en el volumen de ventas de casas y apartamentos.

Algunos gremios como la Cámara Panameña de la Construcción (CAPAC) han pedido al gobierno que incremente las inversiones públicas para absorber la mano de obra que quedará cesante.

Pero pese a este panorama, el nuevo presidente de la Asociación Panameña de Promotores y Corredores de Bienes Raíces (ACOBIR), Osvaldo Marchena, es optimista y sostiene que “hoy en día son pocos los mercados disponibles con fundamentos económicos sólidos. Panamá es uno de ellos y eso nos convierte en una sólida opción para los inversionistas”.

En medio de su positivismo el dirigente sostiene que el sector inmobiliario local se repondrá antes de lo que muchos piensan. Y este repunte será impulsado por las empresas trasnacionales que se establecerán en el país, amparadas por la Ley de sede regional de empresas multinacionales, (hay 60 mil empresas bajo esta categoría); y por la utilización del país por grandes empresas como su centro de capacitación, como se encaminan Caterpillar, Sony y 3M.

Marchena agrega además que la próxima instalación de universidades, como el caso de Rise University, que abrió su centro de investigación en la Ciudad del Saber y la llegada de Georgetown, sumado a la firma de tratados comerciales con Taiwán, Singapur y Chile y el próximo a cerrarse con Canadá, le dan un valor agregado al país.

“Cada grupo económico que tome la decisión de establecerse en Panamá por cualquiera de estas causas, necesitará un espacio para oficinas, apartamentos o casas para vivir y áreas de esparcimiento para los fines de semana”, explica Marchena.

Y se trata de clientes que tienen capacidad de consumir, y su motivación no es encontrar la vivienda más barata, sino conseguir una vivienda acorde que le permita vivir y manejar sus negocios, puntualizó el dirigente.

En la actualidad hay unos 455 proyectos activos con 14,342 unidades de viviendas disponibles, un incremento del 14% de la oferta ya existente. Pero hay que reconocer que el ritmo de ventas ha disminuido en los últimos meses.

Sólo en octubre pasado las ventas cayeron más del 80%.

A Marchena no le preocupan estas cifras, y sostiene que “el mercado de viviendas, oficinas comerciales, bodegas, áreas multimodales, centros educativos y centros médicos retomarán la demanda, esta vez sobre elementos sostenibles”.

La pronta recuperación del sector inmobiliario será determinante para dar un nuevo impulso a la economía del país, dijo el nuevo presidente de ACOBIR que basa sus expectativas en el proyecto de ampliación del Canal, y en inversiones privadas como el caso concreto de la Bolsa de Diamantes para las Américas, que se establecerá en Costa del Este, con un edificio propio de 50 plantas, donde se establecerán 300 empresas que atenderán a 15,500 joyerías de América Latina.