Temas Especiales

01 de Dec de 2020

Economía

Novela entre Chrysler y Fiat culmina con final feliz

EEUU. Impulsado por el gobierno de Estados Unidos, la automovilística estadounidense Chrysler y la italiana Fiat formalizaron ayer su a...

EEUU. Impulsado por el gobierno de Estados Unidos, la automovilística estadounidense Chrysler y la italiana Fiat formalizaron ayer su alianza, permitiendo el nacimiento de una nueva Chrysler, más pequeña y con menos deuda.

El acuerdo fue posible después de que el Tribunal Supremo de Estados Unidos, al que acudieron algunos de los acreedores que se oponían a la alianza, diera ayer su visto bueno al nacimiento de la nueva empresa.

Gracias a este acuerdo, se espera que Chrysler salga de forma inminente de la bancarrota en la que se declaró el 30 de abril.

Según los términos del acuerdo, se creará una nueva compañía denominada Chrysler Group, en la que Fiat tendrá una participación del 20%, aunque se podría elevar al 35% si se logran determinados objetivos.

El nuevo grupo comprará los activos a la vieja Chrysler que, sin embargo, se quedará con la deuda y algunas obligaciones con acreedores, de manera que la nueva Chrysler nacerá más saneada.

En un comunicado conjunto, las dos firmas aseguraron ayer que la nueva Chrysler comenzará a operar de forma "inmediata" y tendrá los recursos, la tecnología y la red de distribución necesaria para competir a nivel mundial.

Luego de formalizar la compra, el presidente ejecutivo de Fiat y de la “nueva Chrysler”, Sergio Marchionne, informó que la reestructurada automotriz enfrenta “muchos desafíos”, pero está confiado en que la empresa saldrá a flote exitosamente.

“Chrysler es ahora una empresa más enfocada y ágil que se beneficiará de su alianza estratégica global con Fiat”, dijo Marchionne en un mensaje de bienvenida a los empleados.

“La nueva empresa avanzará con ventajas estratégicas significativas, incluyendo un balance sano, una estructura de costos competitiva y una red de concesionarios más liviana y eficiente”

NUEVA DIRECTIVA

El accionariado de la nueva empresa estará compuesto, además de Fiat, por el sindicato mayoritario del sector, United Auto Workers (UAW), que contará con un 55%. En tanto que el Gobierno de Estados Unidos tendrá un 8% y el de Canadá un 2%, en virtud del dinero que han depositado en la compañía, quién en sus mejores épocas llegó a emplear a 500 mil personas.

El nuevo Consejo de Administración de Chrysler estará formado por tres consejeros en representación de Fiat, cuatro del Gobierno de EEUU, uno del sindicato UAW y uno en del Gobierno canadiense.