14 de Ago de 2022

Economía

Alerta amarilla para Panamá

PANAMÁ. Panamá descendió del lugar 58 al 59 al comparar el Índice Global de Competitividad 2009-2010 del Fondo Monetario Internacional ...

PANAMÁ. Panamá descendió del lugar 58 al 59 al comparar el Índice Global de Competitividad 2009-2010 del Fondo Monetario Internacional (FMI), que incluyó a 133 países, con el índice Global de Competitividad 2008-2009, que evaluó a 134 países.

El diagnóstico se hizo con base en alrededor de 12,000 encuestas realizadas entre enero y abril pasados, principalmente a representantes del sector privado.

Aunque el resultado comparativo es similar, y contrastante por las mejoras y desmejoras en las 10 variables que fueron consideradas para definir el ranking, enciende una luz de alerta amarilla por los aspectos en que necesita el país hacer mayores esfuerzos para no rezagarse.

El estudio anual muestra que en Panamá se está trabajando para mejorar la competitividad, pero que esa labor no es suficiente, considerando lo que se hace en la materia en otros países.

Identifica además la corrupción, seguida por la burocracia, las leyes laborales restrictivas y por la educación inadecuada de la mano de obra, como los principales factores problemáticos para hacer negocios en esta Nación de poco más de tres millones de habitantes.

En el caso de Panamá la información se recopiló a través del INCAE, con sede en Costa Rica.

Los resultados dados a conocer a través del INCAE, que recogió la información en América Central, y del Centro Nacional de Competitividad, señalan como las áreas en las que faltan mayores esfuerzos la eficiencia del mercado laboral (en la que se perdieron 12 posiciones respecto al Índice anterior), las infraestructuras (en las que se perdieron 10 posiciones), y la educación superior y la capacitación (en la que se perdieron tres posiciones).

Los progresos se reflejaron entretanto en la estabilidad macroeconómica (con una mejora de nueve posiciones), la sofisticación de negocios (con una mejora de seis posiciones), la sofisticación del mercado financiero (con una mejora de cuatro posiciones), el tamaño del mercado (con una mejora de cuatro posiciones), y la eficiencia en el mercado de bienes (con una mejora de tres posiciones).

Panamá aparece ubicado en el estudio como el cuarto país más competitivo de América Latina, después en su orden de Chile, Costa Rica y Brasil, y antes de países como México, Uruguay, Colombia, El Salvador, Perú y Guatemala.

Como las naciones más competitivas, según el Índice, se ubica en su orden a Suiza, Estados Unidos, Singapur, Suecia, Dinamarca, Finlandia, Alemania, Japón, Canadá y los países bajos.