Temas Especiales

26 de Feb de 2021

Economía

Panamá, un acuerdo que no llega

ESPAÑA. L legar a un acuerdo fiscal con Panamá resulta importante porque empresas como Sacyr colaborarán en la ampliación del Canal de P...

ESPAÑA. L legar a un acuerdo fiscal con Panamá resulta importante porque empresas como Sacyr colaborarán en la ampliación del Canal de Panamá. Además, España es el país de la UE con más inversiones en el país centroamericano, una senda que sería más transitable si Panamá abandonara la lista de paraísos fiscales.

De momento, ambos Gobiernos han mostrado su voluntad de acuerdo, pero las buenas palabras aún no han derivado en negociaciones oficiales y en propuestas concretas.

El Gobierno español ha cerrado o está ultimando acuerdos para intercambiar información fiscal con seis países, entre ellos Andorra, que aparecen en la lista española de paraísos fiscales, formada por más de 45 territorios. Una clasificación que puede reducirse a la mitad a medio plazo ya que España, actualmente, negocia convenios fiscales con más de 20 países que figuran en su lista negra.

Desde que España aprobó su lista de paraísos fiscales en 1991, nunca tantos territorios, y menos en un espacio tan corto de tiempo, habían llamado a la puerta de Hacienda para firmar convenios de doble imposición que faciliten el intercambio de información.

Sellar un acuerdo fiscal supone un requisito indispensable para abandonar la lista negra. Entre los territorios opacos que están negociando con Hacienda se encuentran países con un gran atractivo para invertir (Hong Kong o Singapur), otros exóticos (Antillas Holandesas o Las Bahamas), y algunos muy cercanos como Andorra. Precisamente el país pirenaico, junto con Trinidad y Tobago, Aruba, Barbados, Antillas Holandesas y Luxemburgo —que la semana pasado alcanzó un principio de acuerdo con Hacienda— son los seis territorios que desaparecerán del listado español próximamente.

Estos cambios responden a la presión internacional, liderada en Europa por Alemania y en el mundo por Estados Unidos. El presidente Barack Obama, siendo senador, ya reclamó mayor dureza contra los territorios offshore.

No fue hasta que la OCDE reelaboró su clasificación de paraísos fiscales que los territorios opacos iniciaron conversaciones para incorporar los estándares de la OCDE en materia de intercambio de información fiscal. Los paraísos fiscales deben firmar como mínimo 12 convenios de doble imposición para abandonar la lista de la OCDE. Sin embargo, una cosa es aprobar acuerdos de intercambio de información y, otra distinta, cumplirlos.

Por ahora, los paraísos fiscales persiguen limpiar su reputación y sacarse la etiqueta de territorio opaco. Que se trate de un mero maquillaje o de una reforma de calado se verá con el tiempo. Con todo, el director general de Inspección, Carlos Cervantes, señala que y a están recibiendo visitas de “abogados para repatriar dinero de sus clientes” ubicados en paraísos fiscales.