Temas Especiales

07 de Jun de 2020

Economía

Diciembre abarrota todo

PANAMÁ. Estacionamientos llenos, largas filas en las cajas y pasillos repletos. La escena es familiar para los panameños cada fin de año.

PANAMÁ. Estacionamientos llenos, largas filas en las cajas y pasillos repletos. La escena es familiar para los panameños cada fin de año.

En medio de la intensa actividad comercial, los vendedores de los principales centros comerciales de la ciudad reportan buenas ganancias, tomando en cuenta el flujo de visitantes que han tenido sus comercios en los últimos días.

Michael Missrie, gerente general de Steven”s comentó a La Estrella que el panameño tiene una preferencia especial por las tiendas por departamentos. Missrie califica como “buenísima” la acogida de Steven”s en el nuevo Metromall. Según el ejecutivo, este año se ha observado que el consumidor empezó a comprar más temprano en lugar de dejar las compras para último minuto.

Un ejemplo en el sector de las bebidas alcohólicas lo proporciona Felipe Motta. Gina Muñoz explicó a este diario que las preferidas este mes son sus canastas y estuches de licores, exclusivos de esta temporada. “En la nueva tienda Metromall notamos que la gente viene a ver primero y regresa a concretar la compra en otra visita”, dijo Muñoz, quien también especificó que la tienda con ventas más sólidas es el Wine Store de Marbella.

Raenco tuvo su día más fuerte el pasado sábado 5 de diciembre. Según Laura Carles, gerente del departamento de hogar, en los primeros días de diciembre la gente tiende a buscar cotizaciones, especialmente antes del Día de las Madres.

Los artículos de mayor venta son estufas, refrigeradoras, ollas arroceras, microondas, planchas entre otros. En el renglón de los supermercados, las ventas se vieron favorecidas por la fuerte inyección de efectivo del décimo tercer mes y la quincena de los asalariados. El Grupo Rey vio un aumento significativo con las ventas de los arbolitos de Navidad y adornos.

En preparación de las cenas del Día de las Madres, los clientes hicieron largas filas para llevar a sus casas los insumos para la celebración. A pesar del efecto dominó de la crisis mundial en el comportamiento del consumo, los panameños siguen un patrón de compras localista.

Abriendo el mes de diciembre las masas obedecen al llamado de las horas extendidas de las tiendas para satisfacer su deseo de comprar y comprar. El panameño tiene dinero para una sola cosa: gastar.