Temas Especiales

13 de Aug de 2020

Economía

Un mal año para México

MÉXICO. En una de sus últimas reuniones del año, con legisladores de su partido presentes, el presidente Felipe Calderón declaró que lo ...

MÉXICO. En una de sus últimas reuniones del año, con legisladores de su partido presentes, el presidente Felipe Calderón declaró que lo mejor de 2009 es que estaba por finalizar.

Con las campanadas que marquen el inicio de 2010, sin embargo, el alivio estará lejos de llegar: los mexicanos recibirán nuevos impuestos al consumo y a la renta, así como nuevas tarifas de diversos servicios, que entrarán en vigor desde primer minuto de enero.

La tasa del IVA, que se aplica a todo menos a alimentos y medicinas, pasará del 15% al 16% (del 10% al 11% en las fronteras).

El impuesto sobre la renta se incrementará del 28% al 30% de media. Cervezas, licores y tabacos también verán elevadas sus imposiciones.

Las telecomunicaciones, excepto la conexión a Internet, estrenarán una tasa del 3%. Y los depósitos bancarios en efectivo mayores de 800 euros mensuales pagarán un 3% de impuestos.

A eso hay que agregar un aumento gradual de las gasolinas, que ha comenzado ya desde diciembre.

Distintos observadores advierten que las malas noticias seguirán en el horizonte si no se corrige la falta de creación de empleo. Además de los que se destruyeron este año, algunos calculan hasta 400,000, faltan por crear el millón de plazas que cada año demanda la población que se incorporan al mercado laboral.

El annus horribilis mexicano terminó de concretarse con la caída de la venta petrolera, el costo por el equivalente a un punto del PIB, debido a las consecuencias de haber sido el país donde se originó la gripe A —el turismo se derrumbó durante meses— y la disminución de las remesas que desde EEUU envían los migrantes.