21 de Feb de 2020

Economía

Agonía energética se prolongará aún más

ECUADOR. Aunque los racionamientos están suspendidos, no obstante el ministro de Electricidad informó que el estado de emergencia que se...

ECUADOR. Aunque los racionamientos están suspendidos, no obstante el ministro de Electricidad informó que el estado de emergencia que se decretó en el sector energético se prolongará.

Los ciudadanos deberán asumir un alto costo por los dos meses y medio de apagones en el país, producto de un severo estiaje y el incumplimiento del Plan de Electrificación 2007-2016.

El gobierno aún no entrega una cifra definitiva de pérdidas por los racionamientos de energía. Sin embargo, las proyecciones son de hasta $500 millones, mientras el sector empresarial prevé más de $1,000 millones.

La ministra Coordinadora de la Producción, Nathalie Cely, indicó que solo para el sector comercial las pérdidas en noviembre alcanzaron los $251 millones. Y añadió que, en el peor escenario, hasta enero, la totalidad de las pérdidas en ventas del comercio llegarían a $500 millones.

A estas cifras se deben añadir los mayores precios que pagó el Fisco por siete turbinas General Electric y por la compra de energía a Perú y Colombia. Para ese objetivo, el Estado canalizó cerca de $245 millones, según cálculos del Ministerio Coordinador de la Producción.

En la lista de gastos también deberá incluirse el alquiler de energía termoeléctrica a las compañías APR Energy y Energy International.

Por 175 MW de potencia arrendada, el país prevé desembolsar $104 millones.

Petroecuador también realizó una mayor importación de diesel para que funcionen las plantas térmicas, lo cual continúa para compensar el bajo aporte de la hidroeléctrica Paute.

Para los empresarios, las cifras de que maneja el gobierno son muy conservadoras. La presidenta del Comité Empresarial Ecuatoriano, María Gloria Alarcón, aseguró que aunque es difícil hacer una proyección, las pérdidas eran de $20 millones diarios en las primeras semanas, cuando los horarios de racionamientos fueron de hasta ocho horas al día.

Esta cifra se calculó con base en los reportes de los negocios, que vieron una contracción del 20% en sus ventas, pues tuvieron que cerrar durante las horas de los apagones. También subieron los gastos, por comprar generadores.

En tanto, el ministro de electricidad, Miguel Calahorrano informó que el Estado de emergencia seguirá hasta el 6 de febrero.