Temas Especiales

20 de Ene de 2022

Economía

Pronto nacerá: Bolsa de Diamantes de Panamá

La mejor manera de mover dinero clandestinamente es convertirlo en diamantes. Las transferencias bancarias dejan huellas. El oro pesa mu...

La mejor manera de mover dinero clandestinamente es convertirlo en diamantes. Las transferencias bancarias dejan huellas. El oro pesa mucho y es vulnerable a los detectores de metales. Los diamantes, en cambio, por ser a la vez raros, bellos y útiles en muchos procesos industriales, tienen una proporción altísima entre valor y tamaño. Uno puede llevar millones sin parecerlo. Los diamantes, además, no se detectan por máquinas. Por esto son el mejor amigo de quien quiere financiar operativos terroristas o comprar armas en el mercado negro.

Para contrarrestar el uso en estas actividades de los llamados “diamantes de sangre”, que tanto han contribuido al sufrimiento humano, los miles de comerciantes honrados que participan en la compraventa legítima de diamantes han establecido Bolsas reguladas, donde el intercambio de éstas y otras piedras preciosas puede realizarse transparentemente. Actualmente, la Federación Mundial de Bolsas de Diamantes cuenta con 28 Bolsas activas en 20 países y todas las regiones menos América Latina. Desde 2008 ha reconocido también la “Panama Diamond Exchange” (Bolsa de Diamantes de Panamá) una Bolsa en vía de establecerse. Al comienzo del mes, La Estrella habló con el señor Erez Akerman, presidente de la PDE en sus oficinas de la Torre de las Américas.

DÍGANOS, SEÑOR AKERMAN, ¿QUÉ ES UNA BOLSA DE DIAMANTES?

Es una institución sin fines de lucro cuyo propósito es facilitar el comercio legítimo de diamantes y otras piedras preciosas por asegurar que se realiza transparentemente. Es autónoma en todos sus aspectos internos, pero sus operaciones tienen que estar dentro del marco legal establecido por la Federación Mundial de Bolsas de Diamantes. Igual que una Bolsa de Valores, solamente sus miembros pueden usar sus facilidades, y restringe su membresía a comerciantes de reputación impecable. Igual que una zona libre, sus transacciones son libres de impuestos, y la mercancía que entra y sale no paga aranceles.

¿QUÉ BENEFICIO OBTENDRÁ PANAMÁ POR SER ANFITRIÓN?

Nuestra inversión inicial, que cubre la fase de establecer la Bolsa y construir nuestro edificio, será entre 200 y 300 millones de dólares. Ya hemos recibido aplicaciones de membresía de 118 compañías. Calculamos que, al momento de apertura, tendremos 150.

Cada compañía tendrá su oficina y su personal. La Bolsa tendrá sus propios empleados, y atraerá negocios a nuestra vecindad en lo que será un nuevo distrito financiero. Generaremos en total entre tres y cuatro mil empleos. En cuanto a actividad económica, la Bolsa de Dubai, establecida en 2003, hace negocios de ocho mil millones de dólares anualmente. Calculemos que nuestra Bolsa hará cinco mil millones después de cinco años.

¿CUÁNDO VEREMOS LA APERTURA DE LA BOLSA?

Ya hemos adquirido terreno al lado de Costa del Este y comisionado planes para un edificio de 40 pisos. Para poder operar, nos hacen falta ciertos aportes del Gobierno Nacional, por lo cual debemos avanzar a su ritmo. Hemos visto mucho progreso durante los últimos seis meses. Esperamos comenzar construcción dentro de unos meses. Completarla tomará tres años, pero esperamos abrir puertas antes del fin de 2010, utilizando facilidades temporales aquí en Punta Pacifica.

¿QUÉ DEBE APORTAR EL GOBIERNO?

Necesitamos que el Gobierno Nacional otorgue a la Bolsa una licencia para operar y el estatus de una zona libre de impuestos. Nuevas leyes no hacen falta, y el Ministerio de Comercio ha sido muy cooperativo. Lo más importante, sin embargo, es que Panamá se afilie con el llamado "Proceso Kimberley", una iniciativa conjunta de gobiernos, la industria de diamantes, y la sociedad civil, fundado en el año 2000 para contrarrestar los movimientos ilegales de los diamantes brutos. 74 países son miembros actualmente.

Han impuesto controles severos sobre la importación y exportación de diamantes, y aceptado sólo comercializar con países que también cumplen con estos requisitos.

¿POR QUÉ ESCOGIERON A PANAMÁ?

Desde los años 60, ha sido más y más evidente que la industria de diamantes necesita una Bolsa en América Latina para crecer de una manera ordenada. Los productores de la región necesitan un lugar cercano donde vender legalmente. Los joyeros deben tener acceso más fácil al mercado global, y la seguridad de que las mercancías que compran y distribuyen provienen del comercio legítimo. Por su desarrollo económico, su estabilidad política, y su posición geográfica, por su sistema bancario de primera orden y su uso del dólar en toda transacción, Panamá presenta ventajas únicas en la región. Sabemos que hemos escogido bien.

FINALIZADA LA ENTREVISTA, EL SEÑOR AKERMAN ENSEÑÓ A ESTE REPORTERO UN MODELO DEL EDIFICIO, HOGAR DE LA BOLSA. EL LUGAR DE COMERCIO OCUPARÁ UN PISO ENTERO. OTRO SERÁ EL PISO DE SEGURIDAD DONDE LOS MIEMBROS TENDRÁN SU CAJAS FUERTES, Y DONDE LOS ADUANEROS VIGILARÁN LA ENTRADA Y SALIDA DE LAS PIEDRAS PRECIOSAS Y AUTENTICARÁ SU DOCUMENTACIÓN. ESPERAMOS SU PRÓXIMA CONSTRUCCIÓN.