Temas Especiales

05 de Mar de 2021

Economía

Estragos de El Niño exigen financiamiento

PANAMÁ. A pesar de que el gobierno este año destinó un millón de dólares al plan de emergencia para enfrentar el Fenómeno de El Niño, lo...

PANAMÁ. A pesar de que el gobierno este año destinó un millón de dólares al plan de emergencia para enfrentar el Fenómeno de El Niño, los esfuerzos fueron infructuosos, ya que en los próximos días el Instituto de Seguro Agropecuario (ISA) tendrá que pedir un subsidio adicional de contingencia por 6. 2 millones de dólares por los efectos del infante.

Este subsidio servirá para pagarle a los cientos de productores de arroz, calabacito, melón, sandía y tomate de las provincias de Chiriquí, Coclé, Herrera, Los Santos y Veraguas que fueron afectados por la sequía que produce el fenómeno y las lluvias fuera de temporada.

El dinero a solicitar tiene el visto bueno del ministro de Desarrollo Agropecuario, Víctor Pérez, desde el pasado 29 de marzo mediante la resolución No.004-2010 del Comité Ejecutivo del ISA, y actualmente se encuentra en verificación y cotejo de datos.

Luego de la verificación será presentado ante el Consejo Económico Nacional del Ministerio de Economía y Finanzas, el Consejo de Gabinete y posteriormente irá a la Comisión de Presupuesto de la Asamblea Nacional.

Rubén Darío Campos, gerente general del ISA, manifestó en exclusiva para La Estrella que “el ISA necesita que el gobierno apruebe lo más pronto posible ese subsidio adicional para así en conjunto hacerle frente a los siniestros”.

“ Estos siniestros son el resultado de un fenómeno natural que se escapa de las manos, pero a los productores que aseguraron sus cultivos hay que darle una respuesta y rápido”, agregó.

El gerente general del ISA espera que el desembolso de las indemnizaciones se empiecen a efectuar para mediados de mayo, lo que representa entre 40 a 50 días luego de su posible aprobación en la Asamblea Nacional.

Se conoció que los 6.2 millones de dólares a solicitar se sumarían al fondo de 2.9 millones de dólares que tiene el ISA presupuestado este año para el pago de indemnizaciones.

Del fondo existente, el funcionario aclaró que ya han tenido que sacar alrededor de 300 mil dólares y así pagarle a una parte de los productores afectados de Chiriquí y Herrera.

Sin embargo, explicó que la idea no es agotar el dinero que se tiene en el fondo, debido a que ese está dirigido a cubrir los siniestros que se dan normalmente en el año.

AFECTACIONES

El cultivo más afectados por la sequía en todas las provincias fue el arroz, ya que las altas temperaturas y la escasez de agua hicieron que las plantas no florearán en el tiempo que debieron hacerlo.

Seguido en importancia indemnizarán las pérdidas en varias hectáreas de sandía, tomate perita o industrial y melón para la exportación en la provincia de Los Santos, mientras que en Veraguas los cultivos de calabacitos y sandía para la exportación.

En Chiriquí, las lluvias fuera de temporada hicieron que se produjera altos niveles de merma en los cultivos de sandía.

Al preguntarle a Campos sobre el monto a desembolsar por cada provincia éste solo mencionó los que logró recordar en el momento.

Según el funcionario, Coclé recibirá un millón 884 mil dólares, seguido de Los Santos por 664 mil dólares, luego Herrera con 210 mil dólares, Chiriquí con 134 mil dólares y finalmente Veraguas con 119 mil dólares.

No fueron pérdidas totales, indicó el funcionario, pues el ISA asegura un porcentaje del rendimiento por hectárea de cualquier tipo de cultivo, pero hay áreas del país donde los productores logran sobrepasar el rendimiento asegurado.

FINANCIAMIENTO

En febrero pasado el Banco Nacional de Panamá (Banconal) aprobó 3.5 millones de dólares en préstamos especiales para que los productores enfrentaran los efectos del Fenómeno de El Niño.

Los préstamos especiales de Banconal beneficiaron a cerca de 300 pequeños productores con saldo promedio de 12 mil dólares.

Sin embargo, cada estación seca o verano, el gobierno destina grandes sumas de dinero para paliar los efectos de El Niño mediante la perforación de pozos, construcción de abrevaderos, represas y el almacenaje de forrajes, pero el fenómeno como cualquier infante continúa haciendo estragos en el país.