Temas Especiales

25 de Feb de 2021

Economía

Informática, el punto débil

PANAMA. La columna vertebral del Banco Nacional de Panamá (BNP) podría dislocarse y perder el líquido que requiere para seguir en movimi...

PANAMA. La columna vertebral del Banco Nacional de Panamá (BNP) podría dislocarse y perder el líquido que requiere para seguir en movimiento.

Se trata de la plataforma tecnológica de la institución que de no modernizarse, podría colapsar y provocar un caos en los servicios que ofrece el banco a sus clientes.

De hecho, la sugerencia de cambiar el sistema fue incluida entre las recomendaciones realizadas por la calificadora de riesgo Fitch Ratings que recientemente mejoró la calificación al banco. En un informe de la calificadora se recoge que la entidad está limitada por sus débiles sistemas informáticos y baja diversificación de ingresos.

El actual gerente general del BNP, Darío Berbey, estima que mejorar el aspecto tecnológico de la institución es tema “de vida o muerte”.

El actual sistema no puede esperar, indicó, ya que con el mismo solo se pueden abrir dos sucursales por año, mientras que los planes de la gerencia prevén la apertura de cinco nuevas sedes cada 365 días, “llegando a lugares donde no va a ir nunca la banca privada entre ellas las poblaciones de: Mariato, San Francisco de la Montaña, Tortí de Darién, El Valle de Antón y lugares donde se requiere una banca de desarrollo.

A juicio de Berbey la medida es “impostergable” porque el BNP es el banco comercial estatal más grande de Panamá y el tercero más grande del país en términos de activos, concentrando cerca del 9% de los activos del sistema a diciembre de 2009.

CAMBIO, TODO UNA ODISEA

Con este panorama, surge la pregunta: ¿Por qué no se ha hecho nada para mejorar la plataforma tecnológica?

La administración del ex gerente general del BNP, Juan De Dianous, hizo sus esfuerzos llamando a unas cuatro licitaciones, pero no consiguió lograr los cambios.

En el 2006 se hace el primer esfuerzo de la gestión anterior por sustituir la plataforma, por lo que se licitó por 6 millones de dólares el sistema para cajas. Ninguna empresa cumplió con los requisitos.

Luego en febrero de 2008 se modificó el enfoque y se entiendió que lo que se necesitaba era un sistema integral que tenga módulos interrelacionados, dando pie a una nueva licitación por 3 millones de dólares, en la cual participaron tres consorcios y se declaró desierta.

Cuatro meses después, en junio de 2008 se realizó otro intento, el precio base era de 3 millones de dólares y quedó desierta la licitación.

Luego en abril de 2009, se realiza el último proceso recibiéndose la propuesta de un proveedor que si cumplió con los requisitos técnicos. Sin embargo, como el precio base era de 17 millones de dólares y la oferta fue por 29 millones de dólares la declararon onerosa.

NUEVO ESFUERZO

Romper con la camisa de fuerza que representa el obsoleto sistema tecnológico y “ganar por nocaut” es lo que espera lograr el gerente general del BNP, Darío Berbey.

Para este 29 de abril se tiene previsto la presentación de las ofertas de la licitación de la plataforma tecnológica del banco a un precio de referencia de 21 millones 200 mil dólares.

La licitación del BNP será conjunta al Banco de Desarrollo Agropecuario y el Banco Hipotecario Nacional para adquirir el sistema.

Además se incorpora en la oferta el sistema de cuentas para ayudar al mejoramiento de la Tesorería del Ministerio de Economía y Finanzas.

El pasado 15 de marzo más de 10 empresas participaron de la reunión previa y de homologación.

Berbey sostuvo que van hacia una plataforma probada, tomando en cuenta que el BNP es el principal banco del Estado, receptor del 75% de los fondos gubernamentales (o sea $1,500 millones). Además es el banco que maneja la Cámara de Compensación y provee el efectivo al sistema bancario.

De darse la licitación a buen valor con todos los requisitos necesarios para una posterior aprobación, Berbey calcula que el proyecto puede demorar unos tres años para su implementación.

Para darle mayor transparencia al proceso, cada banco ha nombrado a un miembro o delegados en la Comisión Evaluadora e incorporado a una persona de la firma Deloitte para dar independencia al acto público. Luego contratarán a dos firmas auditoras para cuando culmine el proceso se haga la auditoría.

CADUCÓ EL SISTEMA

Desde el año 1980 se está tratando de cambiar la plataforma tecnológica del banco, ya que es un sistema “in house” hecho por programadores del BNP que ya no están laborando en la institución.

Este sistema de programación denominado “ovol” ya no lo mencionan ni en la universidad, acotó Berbey.

Planteó que el sistema de caja que utilizan actualmente es el “Unisis” y las máquinas están descontinuadas, por lo que cada vez que dan apertura a una nueva sucursal tienen que traer máquinas de segunda mano de Estados Unidos a través de un solo proveedor.

Hoy por hoy, el banco no cuenta con una banca en línea, banca por teléfono, con canales alternos de atención, entre otros servicios que no pueden ofrecer por la dificultad tecnológica que poseen.

REGULADOR SE PRONUNCIÓ

El año pasado, el superintendente de Bancos, Alberto Diamond, le envió una carta al gerente general del BNP, Darío Berbey, solicitándole que en un periodo perentorio, presentara acto público de licitación para la adquisición del “Core Bancario”; esto sin dejar de reconocer los esfuerzos que ya venía realizando la administración.

¿QUÉ HACE EL BANCO?

Mientras esto ocurre el BNP sigue otorgando nuevos créditos, puesto que en el primer trimestre de 2010 se aprobaron más de 232 millones de dólares.

En materia de créditos corporativos, se desembolsaron 93 millones de dólares para el financiamiento de nuevas inversiones, proyectos de la empresa privada que generarán empleos y actividades económicas.

La institución logró bajar la morosidad de 6% a 3% a diciembre de 2009.

Ya en marzo de este año, han logrado bajar este indicador a 2.9%, realizando cobros preventivos a los 30 días. Anteriormente el banco cobraba después de los 90 días. En Latinoamérica los software bancarios más implementados son: Infodesa, Byte, Bantonal y Cobis. En Panamá existen 40 bancos de licencia general de los cuales el 85%, es decir unos 35 bancos tienen alguno de estos tres software.

Datapro ha instalado 110 plataformas en la región latinoamerica y en Panamá 25, entre estas Banesco (17 sucursales), Caja de Ahorros (42 sucursales), Scotiabank (10 sucursales), Multibank (19 sucursales), BAC (18 sucursales). Algunos bancos locales cuentan con este software.

Cobis ha puesto 67 plataformas en Latinoamérica y otras siete en Panamá, entre estos HSBC (55 sucursales), Global Bank (30 sucursales), Banco General (60 sucursales), Citibank (14 sucursales).