25 de Oct de 2021

Economía

Goldman Sachs lo niega todo

EEUU. Convertido temporalmente el Capitolio en el corazón financiero del país, los principales directivos de Goldman Sachs negaron ayer ...

EEUU. Convertido temporalmente el Capitolio en el corazón financiero del país, los principales directivos de Goldman Sachs negaron ayer ante el Senado toda conducta delictiva con sus inversiones y sus clientes, al tiempo que los senadores republicanos, aconsejados por un delicado cálculo electoral, se resisten por ahora a votar en el pleno sobre la reforma de Wall Street.

Ambos acontecimientos acapararon ayer la atención de la clase política, los mercados y el público, que detecta estos días posibilidades inmediatas de venganza contra los bancos y las compañías de inversión a las que comúnmente se acusa de haber provocado la última crisis económica.

El caso de Goldman Sachs, la más influyente de las firmas de Wall Street, se ha hecho paradigmático. Acusada recientemente por la agencia reguladora, la Securities and Exchange Commission (SEC), de haber cometido fraude en la utilización del dinero de sus clientes en el mercado inmobiliario, los principales directivos de la empresa acudieron ayer al Congreso para rebatir esos cargos y limpiar su imagen.

“Ni especulamos con el mercado inmobiliario ni, por supuesto, apostamos contra nuestros clientes”, aseguró el presidente y máximo ejecutivo de Goldman, Lloyd Blankfein.

“Lo niego categóricamente y me defenderé ante los tribunales de esa falsa acusación”, añadió Fabrice Tourre, el único ejecutivo de la compañía nominalmente acusado por la SEC. Será ante la SEC ante la que se jueguen su trabajo y su libertad. La comparecencia aquí tenía el propósito, más bien, de contrarrestar la dura campaña de descrédito a la que Goldman, como símbolo de todo Wall Street, está siendo sometida.

En vísperas de esta sesión, los senadores responsables hicieron circular algunos de los correos electrónicos descubiertos durante los 18 meses de investigación de la SEC, de los que parece deducirse que Goldman consiguió hacer dinero del derrumbe inmobiliario sin alertar a sus inversores del riesgo que asumían. Blankfein y su equipo desmintieron esa interpretación. El presidente de Goldman insistió en que, aunque hubo unos primeros meses de beneficios, la firma perdió 1.200 millones de dólares (899 millones de euros) en el negocio inmobiliario entre 2007 y 2008. ©El PAÍS INTERNACIONAL.SC