Temas Especiales

28 de Nov de 2020

Economía

América Latina vivirá situación delicada

CHILE. Justo cuando América Latina estaba comenzando a alzar la vista y hacer planes de mediano plazo tras la feroz depresión económica ...

CHILE. Justo cuando América Latina estaba comenzando a alzar la vista y hacer planes de mediano plazo tras la feroz depresión económica global, nuevas luces de alarma se encienden por la inédita crisis de deuda en Europa, particularmente con la situación griega, lo que obligará a que se mantenga en guardia.

Algunos analistas creen que podría ser el inicio de una nueva ola como las que sacudieron los mercados entre 2007 y 2009, y que vale la pena ir a terrenos más seguros.

Los más optimistas apuestan a que, una vez que pase el pánico inicial, América Latina podrá seguir diferenciándose por su mejor posición fiscal relativa y sacar provecho a mediano plazo.

Esta semana, en el Foro de Reuters sobre Inversión en América Latina, decenas de empresarios, administradores de fondos, funcionarios y reguladores de 13 ciudades de la región explicarán en entrevistas exclusivas cómo llevarán adelante sus planes ante el nuevo escenario.

Ejecutivos de los mayores bancos, mineras, grupos industriales, aerolíneas, constructoras, minoristas, petroleras y firmas de agronegocios, así como ministros y banqueros centrales, visitarán las oficinas de Reuters en América Latina, Estados Unidos y Europa y ofrecerán sus visiones sobre el momento que atraviesa la región.

CONSENSO

El consenso de los observadores es que la región logró hacer uso del escudo macroeconómico que había construido en el último lustro para superar el impacto de la desaparición del crédito a nivel mundial ante la demolición del modelo financiero de extremo riesgo en Estados Unidos.

Pero, los fondos se agotan y ya muchos gobiernos y gerentes financieros de las grandes empresas que operan en la región están trabajando sobre las expectativas de un fuerte rebote en las economías.

La agencia de riesgo crediticio Moody′s calcula que América Latina tendrá este año necesidades de financiamiento equivalentes al 8% de su producto interno bruto.