Temas Especiales

29 de Nov de 2020

Economía

Exigen a España hacer cambios

MADRID. El Fondo Monetario Internacional ha llamado a España a hacer reformas “urgentes” y “decisivas” en el mercado laboral y en el sis...

MADRID. El Fondo Monetario Internacional ha llamado a España a hacer reformas “urgentes” y “decisivas” en el mercado laboral y en el sistema bancario, aunque apoya la “ambiciosa consolidación fiscal” que ha aprobado recientemente el Gobierno.

En un informe sobre la situación de la economía española, el organismo multilateral resalta que estas medidas “necesitan complementarse con reformas estructurales que estimulen el crecimiento, reforzar el progreso que se está realizando en el mercado productivo y el inmobiliario”.

En el documento elaborado por una misión encargada de evaluar la marcha económica de los países miembros, las llamadas consultas del artículo IV, resalta que las perspectivas de la economía española son de un crecimiento “frágil” en los próximos meses.

“Un mercado laboral disfuncional, una burbuja inmobiliaria venida a menos, un gran déficit fiscal, un enorme nivel de endeudamiento externo y del sector privado, un anémico crecimiento de la productividad, una competitividad débil y un sector financiero con Bolsas de debilidad”, resume.

Para el Gobierno, el análisis “coincide” con el suyo, ya que “estima que la economía española ha entrado en una fase de estabilización tras la severa crisis de los dos últimos años, pero que esa recuperación es aún débil y, por tanto, el Ejecutivo no debe retrasar las reformas estructurales anunciadas”, afirma el Ministerio de Economía en un comunicado.

Sobre el primer punto, donde recuerda que el Gobierno ha trasladado a los agentes sociales las bases para un acuerdo sobre la reforma laboral que debería tener lugar antes de fin de mes, el FMI insta a eliminar la dualidad entre los empleados discontinuos o fijos y los que acumulan contratos temporales.

Para ello, recomienda reducir los costes de despido, por lo menos a los niveles medios de la UE, así como estimular una descentralización en los métodos de fijación de los salarios y limitar la negociación por convenio, en la que recomienda invertir el actual modelo y que la adhesión de las empresas sea opcional.

Dentro de este apartado aconseja desincentivar los despidos improcedentes y eliminar la revalorización de los sueldos en base a la inflación.

El FMI asegura que fijar los salarios en función del IPC “restringe la flexibilidad interna de las empresas”.

Además, señala que no es el sistema adecuado para un país miembro de una unión monetaria ya que condiciona su competitividad y productividad frente al resto de sus socios.