Temas Especiales

08 de Apr de 2020

Economía

Cebolla y papa en la mira de La Niña

PANAMÁ. Este año, el ‘veranito de San Juan’, una temporada seca de 15 días que se presenta a finales de junio, no le dio la bienvenida a...

PANAMÁ. Este año, el ‘veranito de San Juan’, una temporada seca de 15 días que se presenta a finales de junio, no le dio la bienvenida al presente julio; en su lugar, lo recibió el fenómeno de La Niña, el cual —se estima— se manifestará hasta el primer trimestre del 2011.

La Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA por sus siglas en inglés) confirmó el evento de La Niña con proyecciones inmediatas de ‘moderado’. Sin embargo, en Panamá aún no ha sido oficializada su presencia por la Empresa de Transmisión Eléctrica, S. A. (ETESA).

El fenómeno de La Niña se asocia con la temperatura del agua, que es más fría que lo normal en el Océano Pacífico Ecuatorial, a diferencia de El Niño, que se asocia con el agua más caliente de lo normal.

Al presentarse La Niña, luego de dos años de ausencia en el país, el sector agrícola y pecuario panameño podría ser afectado con una alta incidencia de hongos y plagas en los cultivos y problemas respiratorios en los animales, debido a las bajas temperaturas.

Entre los cultivos que se podrían afectar se encuentran arroz, maíz, cebolla, papa, y otras hortalizas y tubérculos, pero al extenderse hasta el próximo año, las cucurbitáceas ingresarían a la lista de rubros afectados.

AFECTACIÓN

Aunque desconocía de la información, al cebollero Virgilio Saldaña, presidente de la Asociación de Productores de Tierras Altas, le causa preocupación que el evento se haya presentado.

Saldaña manifestó que ‘si normalmente tenemos problemas con el invierno, de llegar La Niña, estos contratiempos se van a duplicar, y asimismo los costos de producción’.

Actualmente en Tierras Altas, Chiriquí, estamos teniendo mucha precipitaciones de lluvias, lo que ya nos tenía en alerta, pero de confirmarse la información, el agro y el Gobierno deberían de estar preocupados para paliar esa situación.

EVENTO

Para el meteorólogo Aristides Lorlesse Gómez, el evento favorece a ciertos cultivos de la temporada que se mantienen sin sistema de riego, pero debido a la intensidad y prolongación La Niña podría afectarlos en el futuro.

Lorlesse explicó que el promedio de lluvia para esta temporada en la provincia de Chiriquí es de 300 mililitros al mes, pero con la presencia de La Niña ese promedio podría aumentar de 50 a 100 mililitros, ubicándose hasta en 400 mililitros al mes.

Hasta el momento —dijo— el evento es parecido al que se presentó entre 1998-1999.

En tanto, Sebastián Mirones, director Agrícola del Ministerio de Desarrollo Agropecuario, manifestó que al no contar con la confirmación de ETESA se considera que las lluvias que se están presentando son propias de la temporada, pues están haciendo que la estación lluviosa esté fluyendo con normalidad.

Al cuestionar a Mirones sobre la posibilidad del evento de La Niña y sus efectos en el agro, el funcionario no dudó en señalar que la humedad en los suelos no permitirá la preparación de la tierra para los cultivos de temporada, ni tampoco las labores en campo.