Temas Especiales

14 de Apr de 2021

Economía

Banco Prival supera activos

PANAMÁ. Con una capitalización inicial de $25 millones, abrió operaciones hace cuatro meses el Prival Bank en Panamá.

PANAMÁ. Con una capitalización inicial de $25 millones, abrió operaciones hace cuatro meses el Prival Bank en Panamá.

Aunque abrió sus puertas este año, a los fundadores del banco les tomó tres años planear la estructura de la entidad bancaria.

Jaime Sosa, gerente general de Prival Bank, contó a La Estrella que de los 12 miembros de la junta directiva, 10 son panameños y dos son costarricences; sin embargo, trabajaron juntos para iniciar operaciones.

El gerente, que tiene 22 años de experiencia en entidades como American Securities, Banistmo y Asesores y Valores, dijo que aunque ya tienen la estructura del banco, les hace falta una sucursal exclusiva para la atención al cliente con sus cajas, que estará lista para los meses de septiembre y octubre.

Y en un lapso de uno a dos años, aspiran abrir sucursales en distintos puntos del país, comentó.

DISTRIBUCIÓN DE ACTIVOS

Al 30 de junio de 2010, Prival Bank cuenta con más de 352 millones de dólares en activos bajo administración, de los cuales el 45% es renta fija, el 21% en renta viable, 6% en efectivo, en fondos mutuos tienen el 16% y en inversiones alternas tienen el 12%, cifra que superó las expectativas, pues pensaban llegar a los $140 millones en activos a final de año.

EL ENFOQUE DEL BANCO

Sosa explicó que Prival Bank se enfoca en la banca mercantil y privada, actualmente cuentan con 245 clientes, de los cuales 220 están en el servicio de banca privada y 25 en el área mercantil.

La banca mercantil se concentra más bien en los proyectos de infraestructura, asesoría en funciones y adquisiciones, emisiones públicas, créditos estructurales y créditos sindicados; además de financiamiento de proyectos a medianas y grandes empresas.

Mientras que la banca privada va dirigida a las familias y personas individuales, ofrece los servicios de cuentas de ahorro y corrientes, depósitos a plazo, hipotecas de primera y segunda residencia, cajillas de seguridad, tarjetas de crédito y débito, incluso cuentas internacionales de inversión e inversión local, dijo Sosa.