Temas Especiales

21 de Apr de 2021

Economía

Impresoras fiscales obligatorias en abril

PANAMÁ. ‘Impresoras fiscales’, combinación de palabras que a lo simple es difícil saber de qué se trata.

PANAMÁ. ‘Impresoras fiscales’, combinación de palabras que a lo simple es difícil saber de qué se trata.

Y precisamente por tratarse de un asunto tan técnico, La Estrella conversó con el encargado de que este sistema, utilizado en otros países de América, funcione en Panamá desde el próximo mes de abril.

Luis Cucalón, el administrador de empresas que está a cargo de la Dirección General de Ingresos (DGI), explicó con detalles cómo funcionan estos aparatos que no son más que una caja registradora que viene adaptada para sacar información de ventas en locales comerciales y evitar que sea trastocada para que así se paguen los impuestos correspondientes por las ganancias que los negocios obtienen.

Son 58 mil comercios (los que generan ventas de $48 mil anuales) que estarán obligados a registrar sus ventas a través de este mecanismo, debido a que el Decreto 53 del 16 de junio de 2010, del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) estableció que seis meses a partir de la entrada en vigencia de la resolución, los comercios deben adecuarse con las nuevas exigencias.

NADIE TIENE CORONA

Para Cucalón, este método que favorece un buen registro de impuestos como ITBMS es apenas una parte de la misión que tiene para cobrar, pues otra de las metas que se ha trazado es la realización de un plan de áuditos y, según afirma, aquí no hay privilegios.

‘Yo estoy auditando de todo, no es una persecución’, manifestó luego de una anécdota que compartió de dos diputados de la alianza —cuyos nombren no mencionó— que lo llamaron para hacerle saber que estaba auditando negocios allegados a ellos.

El funcionario que tiene poco más de un año dirigiendo la institución dijo que la situación de la DGI cuando inició sus labores estaba para ‘hacer una fiesta’, que en ‘buen panameño’, como dice, denota desorden en la gestión.

Por ejemplo, no se hacían áuditos frecuentes y el sistema actual con que los comercios pagan sus impuestos tiene fallas.

‘La gente me dice que persiga a los chinitos, pero esto es suma y resta. Si voy donde los chinitos, recupero 20 mil dólares, mientras que hay grandes empresas que deben hasta 4 millones de dólares en impuestos’, aseguró.

EL IMPACTO AL COMERCIO

Para amortiguar el impacto en los gastos que puedan tener los comercios para implementar el uso de impresoras fiscales, el Gobierno se prepara para emitir créditos fiscales para ayudarlas con el 50% del precio de las cajas registradoras o impresoras fiscales. Esto podría ser de hasta 700 dólares.

Según las observaciones de mercado que ha preparado la DGI hasta el momento, los precios de estas cajas registradoras que vienen adaptadas con las memorias e impresoras fiscales oscilan entre 300 y 1.800 dólares y cada local comercial debe elegir la que se acomode a sus necesidades.

Por el momento, Cucalón explica que ningún proveedor tiene autorización para vender los equipos, sino hasta que la DGI comience un proceso de verificación del producto que puede ser vendido.

En países como Chile, Argentina, México y Perú, el uso de las llamadas impresoras fiscales ha causado no solo disciplina dentro de los comercios, sino también en los clientes, quienes están en obligación de tomar sus facturas. En Panamá, se espera el mismo efecto. +2C