Temas Especiales

17 de Apr de 2021

Economía

El Opus Dei, fuerza en educación y negocios

SANTIAGO DE CHILE. Imagínese una escuela global de negocios de habla castellana con sedes en 11 países, mil 800 alumnos y 350 profesores...

SANTIAGO DE CHILE. Imagínese una escuela global de negocios de habla castellana con sedes en 11 países, mil 800 alumnos y 350 profesores full time. Sería tan grande como la Harvard Business School.

¿Ficción? Sí, pero basada en la más extensa red de escuelas de negocios de América Latina y España: la que conforman 10 escuelas de negocios afiliadas al Opus Dei, una prelatura católica de origen español caracterizada por una fuerte inclinación conservadora y alta valoración del trabajo.

Se trata de IESE Business School (con sedes en Madrid, Barcelona y Nueva York), IPADE de México, IAE de Argentina, PAD de Perú, ESE de Chile, INALDE de Colombia, ISE de Brasil, IDE de Ecuador, IEEM de Uruguay y UNIS de Guatemala.

UNA SÓLIDA RED

Estas escuelas tienen altos niveles de prestigio en sus países de origen, dado un trabajo serio y consistente reflejado en distintas encuestas, como las de AméricaEconomía.

No sólo las une el haber confiado la dirección espiritual de su formación al Opus Dei, sino también una intensa relación. Cada escuela es un nodo por el cual transitan estudiantes, profesores visitantes y directivos.

Los datos de AméricaEconomía Intelligence, que realiza los rankings de MBA y Educación Ejecutiva, permiten afirmar que el 90% de los profesores visitantes viaja desde una escuela de la red a otra, y viceversa.

Si bien cada escuela es independiente para realizar su malla curricular y su proyecto, todas ellas se juntan cada dos años a compartir experiencias, analizar la industria y discutir, la última en 2010 en Nueva York.

LA PIEDRA ANGULAR

Fundada en 1958 y con operaciones en todo el mundo, el IESE es de algún modo el alma máter de esta historia. Nació en la Universidad de Navarra, una casa de estudios creada por el mismo Josemaría Escrivá de Balaguer, el fundador y mentor del Opus Dei.

No obstante el origen común, el financiamiento de las escuelas es independiente: cada una debe ser autosustentable, a través de sus cursos, donaciones e iniciativas empresariales de miembros laicos de la prelatura y otros que no pertenecen a la orden.

Sin embargo, el apoyo de IESE es fundamental, pues ha ayudado a formarse y desarrollarse a todas las escuelas de la red en América Latina, según consta en los sitios web de éstas.

IESE declinó hablar con AméricaEconomía respecto de este tema, indicando solamente que los vínculos totales de la institución sobrepasan los que ha establecido de manera particular con esta red.

La filiación al Opus Dei tampoco es condición para el desarrollo de alianzas institucionales con otras entidades.

Todas las escuelas cuentan con un comité asesor, conformado por profesores de IESE, IPADE y Harvard Business School.

¿UN CÍRCULO CERRADO?

En general, las escuelas tuvieron reticencia a hablar para este reportaje, pues les incomoda la posibilidad de establecer un vínculo de propiedad entre éstas y la prelatura. ‘No es un consorcio’, aseguran, así como también señalan que el papel del Opus Dei es meramente de asistencia espiritual.

‘Cada iniciativa se financia del mismo modo: cantidades que pagan los beneficiarios, ayudas, donaciones, etc.’, señala el argentino Marcelo Paladino, decano de IAE, de la Universidad Austral.

Tal vez eso explique también el silencio del IPADE.

La Constitución Mexicana, en su artículo tercero señala expresamente que la educación en el país debe ser ‘secular e independiente de cualquier afiliación religiosa’.

Para los estudiantes, además, es muy atractivo llegar a la red de ex alumnos de la región, muchos de los cuales son altos directivos y ejecutivos de las más importantes empresas de América Latina y España.