Temas Especiales

29 de May de 2020

Economía

Importaciones masivas deprimen la porcicultura

PANAMÁ. El negocio porcicultor panameño sigue deprimiéndose. Solo de enero a mayo de 2010, al país ingresaron 4.8 millones de kilos de c...

PANAMÁ. El negocio porcicultor panameño sigue deprimiéndose. Solo de enero a mayo de 2010, al país ingresaron 4.8 millones de kilos de carne y despojos de cerdo.

Durante este período, unas 15 importadoras de embutidos invirtieron alrededor de 10 millones de dólares, cifra que podría subir en diciembre hasta 30 millones de dólares. Ver recuadro: Ranking

Algunas de las empresas que controlan el 70% de la entrada de embutidos a Panamá son: Importadora Ricamar, Productos Kiener, AVIPAC, Carnes de Coclé e Inversiones Lassner, S. A., entre otras.

Varias de estas empresas recibieron un beneficio directo de la rebaja en los aranceles de importación de carne de cerdo, que se dio durante el segundo semestre del 2009. Importadora Ricamar, propiedad del presidente de la República, Ricardo Martinelli, fue una de las beneficiadas.

De las quince empresas que se acogieron a esta rebaja que pasó de 70% a 40%, la del mandatario pagó más de 3.5 millones de dólares en el ingreso de aproximadamente 1.6 millones de kilos de carne de cerdo.

Porcicultores que hablaron bajo la reserva de sus nombres aseguraron que la actividad porcina local ya venía registrando tumbos en los últimos años en cuanto a producción y precios, pero con la rebaja arancelaria, la situación se agudizó.

Sus temores salen a flor de piel para los últimos meses del año, cuando se acercan las fiestas, ya que las importaciones de paletas de cerdos y jamones picnic se incrementan, provocando que el producto nacional continúe depreciándose.

PRODUCCIÓN

Cifras de la Contraloría General revelan que el sacrificio porcino en Panamá viene marcando un franco retroceso.

En los primeros ocho meses de este año, se sacrificarán 255 mil 119 cerdos, unos 24 mil 243 menos que los 279 mil 362 sacrificados en igual periodo del 2009. Ver gráfica: Sacrificio de ganado

Para Layonel Martínez, presidente de la Asociación Nacional de Porcinocultores de Panamá (ANAPOR), el declive en este negocio empezó con el incremento de precio de los combustibles a nivel mundial, además de la utilización de las materias primas para la alimentación de los cerdos (maíz y soja) para producir etanol y biodiesel.

El porcicultor manifestó que desde hace algunos meses se han venido estabilizado los precios de las materias primas, pero advirtió que en los últimos días se han dado ciertas alzas en los costos.

Mensualmente, en el país se sacrifican alrededor de 31 mil cerdos, y se estima que hay 300 mil cerdos en cría, de los cuales 30 mil son hembras.

Sin embargo, el consumo per cápita es de apenas 15 libras anuales, uno de los más bajos de la región.

En los supermercados, se paga $1.40 por libra de cerdo en canal.

MATADERO

Uno de los proyectos que podría reactivar la actividad porcina local es la construcción de un matadero exclusivo para cerdos. Con esta infraestructura, los porcicultores podrían exportar sus productos.

El costo del matadero ascendería a unos seis millones de dólares, adicional al costo de obra civil y maquinarias.

El matadero sería altamente mecanizado, constituido por instalaciones de recepción de animales, instalaciones de sacrificio, cadena de frío, sala de despiece, fábrica de embutidos, máquinas, equipos y servicios auxiliares.

Los porcicultores aspiran a que el gobierno nacional financie el costo de la obra civil y los equipos —que suman unos seis millones de dólares—, además de que aporte un capital semilla de dos millones de dólares para la compra de ganado porcino.