09 de Ago de 2022

Economía

Prevenir el Blanqueo y el terrorismo

El concepto de blanqueo de capitales que en algunos países se denomina blanqueo de dinero, lavado de activos o legitimación de capitales...

El concepto de blanqueo de capitales que en algunos países se denomina blanqueo de dinero, lavado de activos o legitimación de capitales, consiste en cubrir el origen de los fondos generados de actividades ilegales o criminales (tráfico de drogas o estupefacientes, contrabando de armas, corrupción, desfalco, fraude fiscal, crímenes de guante blanco, prostitución, malversación pública, extorsión, secuestro, trabajo ilegal, piratería y últimamente terrorismo).

Debemos tener presente la diferencia entre la Financiación del Terrorismo y el Blanqueo de Capitales, que radica principalmente en que la actividad terrorista se financia mediante actividades tanto legítimas como ilegitimas.

Las sumas reales que se necesitan para este financiamiento son relativamente pequeñas, sin embargo, hallar las fuentes que ayudan y respaldan al terrorismo, puede ser mucho más difícil de lo que muchos anticipan.

Por su parte, el blanqueo de capitales o lavado de dinero es proveniente de actividades ilícitas, mediante la cual los bienes de origen delictivo se integran en el sistema económico legal, con apariencia de haber sido obtenidos de forma lícita.

Para entender este delito y verificar la forma de prevenirlo y controlarlo debemos conocer las etapas más usuales del mismo que consisten en: La recolección de los bienes o del dinero en efectivo, o sea la recepción física de bienes de cualquier naturaleza o de dinero, en desarrollo y como consecuencia de actividades ilícitas; La colocación, fraccionamiento o transformación del dinero en el sistema económico, y en especial en el financiero suele ser el paso más difícil en el proceso de lavado del dinero.

La inversión, integración o goce de los capitales ilícitos es la finalización del proceso. En este paso, el dinero lavado regresa a la economía o al sistema financiero disfrazado ahora como ‘dinero legítimo’.

Recapitulando, el blanqueo de capitales se desarrolla mediante la ejecución de numerosas y complejas operaciones con el propósito de dejar una enmarañada estela de rastros para ocultar el origen ilícito de los recursos y que a su vez estos contribuyan a darles una aparente legalidad, que permita a su tenedor disfrutarlo en sociedad.

Cada día, el mundo experimenta grandes transformaciones producto de la interdependencia entre los diferentes países, motivado por el intercambio floreciente de bienes, productos, servicios y fondos de inversión, que conllevan a elevar el nivel de prevención en materia de Blanqueo de Capitales y Financiamiento del Terrorismo.

Anteriormente se consideraba que esta prevención era exclusiva para los Bancos, sin embargo, el actual dinamismo de los diversos métodos de blanquear activos demuestra que cualquier empresa que maneja dinero en efectivo, crédito, inversiones o seguros, es susceptible y vulnerable al lavado de dinero.

Por lo que puede ser víctima de este delito, con el riesgo que implica la competitividad en el mercado y la reputación.

Basado en ello, se hace indispensable trabajar en la prevención para evitar que este flagelo continúe su crecimiento, siendo la capacitación el factor determinante para mitigarlo, así como el conocimiento de las implicaciones legales y la seriedad del daño personal y familiar que este delito conlleva.

Esta capacitación preventiva es responsabilidad de todos, fomentando la fortaleza de los valores, que debe comprender y extenderse desde niños con la educación recibida en el hogar y las enseñanzas escolares, hasta la edad adulta; sirviendo como base para discernir y crear conciencia de no sucumbir en las tentaciones que presenta el incurrir en este delito.

Podemos asegurar que el conocimiento contínuo y actualizado nos hará capaces de elegir mantenernos dentro de nuestra escala de valores inquebrantables, recordando siempre: ‘PREVENCIÓN SOMOS TODOS’