18 de Oct de 2021

Economía

Brasil y el súbito aumento inflacionario

RIO DE JANEIRO. Por primera vez desde 2005, la inflación brasileña de los últimos 12 meses superó el tope de la meta anual establecida p...

RIO DE JANEIRO. Por primera vez desde 2005, la inflación brasileña de los últimos 12 meses superó el tope de la meta anual establecida por el gobierno brasileño, causando temores de un recrudecimiento inflacionario.

La meta oficial de 4.5% al año, con dos puntos de tolerancia hacia arriba o hacia abajo (de 2.5 a 6.5%) fue superada apenas por 0,01 por ciento, pero el índice acumulado de 6.51% fue suficiente para preocupar a los analistas.

El hecho debe repetirse en los próximos meses, de acuerdo con las previsiones de Eulina Nunes dos Santos, especialista en índices de precios del Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

‘Cualquiera que sea la tasa de junio, julio y agosto, si es positiva llevará al IPCA (índice de referencia) en 12 meses hacia arriba, porque en esos meses de 2010 la inflación fue próxima a cero’, explicó Nunes dos Santos.

Mas allá de las curiosidades estadísticas, el hecho es que junto a la elevación de la tasa acumulada se produjo un aparente cambio de la tendencia, y el IPCA de abril (0.77%) fue menor que el de marzo y más bajo de lo que esperaba el mercado.

Hasta marzo, los alimentos habían sido los principales ‘villanos’ de la estadística, debido al exceso de lluvia del principio del año y a los efectos de la temporada.

En abril, el principal factor inflacionario fue el etanol, cuyo precio venía subiendo desde el año pasado debido a la producción insuficiente, y el mes pasado aumentó 11.2%, arrastrando consigo a la gasolina.

Como el alcohol combustible es mezclado a la gasolina en una proporción de 25%, cualquier aumento de su precio empuja hacia arriba el precio al consumidor de la gasolina.

Mientras los productores de etanol alegaban que la escasez derivaba del período entre cosechas, la verdad es que faltaba etanol, porque ellos prefirieron destinar una proporción mayor de caña azucarera a la producción de azúcar.

La razón para ello era que, debido a una mala cosecha en la India, el precio internacional del azúcar subió considerablemente, e hizo más rentable producir este edulcorante para la exportación, en lugar del alcohol combustible.

Como no es previsible que la India tenga nuevamente una mala cosecha, se supone que de ahora en adelante ese factor se hará sentir con menos intensidad que la registrada en abril.

Como un adelanto de ello, el ministro de Minas y Energía, Edson Lobao, decidió que la distribuidora BR, que vende casi la mitad de los combustibles del país y es subordinada a la estatal petrolera Petrobras, acelere la reducción del precio de ese combustible. El argumento del ministro fue el de que, con el inicio de la nueva cosecha de caña de azúcar, la escasez empieza a ser superada y las demás empresas distribuidoras, para mantener su clientela, tendrían que seguir el ejemplo de BR.