18 de Ago de 2022

Economía

Educación turística

S e vanagloria APEDE, la noble Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresas, de servir como think tank (fuente de pensamiento) para el ...

S e vanagloria APEDE, la noble Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresas, de servir como think tank (fuente de pensamiento) para el desarrollo del país. Históricas iniciativas tales como la Ley 8, de Incentivos Turísticos, nacieron en el seno de su Comisión de Turismo. No hay nada más exquisito intelectualmente que rodearse de profesionales en distintas disciplinas quienes desinteresadamente y ad honórem, semana tras semana brindan lo mejor de sí para el perfeccionamiento de un turismo de altura en el istmo. Ello equivale a la asistencia a un gimnasio espiritual, ejercitando habitualmente nuestras mentes para evitar que el cerebro se oxide.

Con ese norte bien trazado, la Comisión explaya con especial ahínco su más notable actividad anual, el Foro de Turismo, este año en su versión XVI. El año pasado, gozamos como orador de fondo, la ponencia del especialista de mayor rango en turismo cultural iberoamericano, Doctor Jordi Tresseras, de la Universidad de Barcelona, España, quien sirvió como fuente de inspiración para variados proyectos, aún en gestación, que por su envergadura deberían disponer del sólido apoyo financiero de la comunidad en general y muy especialmente de sus empresas líderes, tanto públicas como privadas, quienes vergonzosamente callan por su ausencia.

Se trata de proyectos como el Plan Maestro para el Desarrollo Turístico, Histórico y Cultural de San Pedro de Taboga, plaza donde origina la mayor conquista geográfica de la epopeya universal. La importancia de la isla es tal que el prestigioso diario New York Times le dedicó una columna, totalmente inadvertida en el istmo, en su reciente edición dominical del 19 de junio. Ya la Embajada de Francia ha mostrado interés en la creación de un museo en honor al famoso pintor Paul Gauguin, quien se acogió a su seno antes de partir a Tahití.

Otro proyecto allí presentado es el Museo de la Pollera Panameña, que pretende crear un imán de atracción turístico en la ciudad de Las Tablas, que para aquellos que se quejan de su lejanía, será acortada significativamente al finalizar la construcción a cuatro paños de la carretera Divisa-Chitré.

Continuando el vertedero de ideas, presentamos el proyecto del Camino Real entre la ciudad de Panamá y Portobelo, como sendero turístico que complemente al de Santiago de Compostela en España pero que le supera por su inmenso valor histórico y ecológico, como el primer sendero interoceánico en el mundo.

La construcción de un galeón turístico para la celebración de los 500 años del descubrimiento del Mar del Sur, que permanezca como icono histórico y obligatorio sitio de visita a turistas y locales. Finalmente, presentamos la ejecución de un tranvía turístico privado que origine en la Cinta Costera en Paitilla y cubra la ruta hasta el Museo de Biodiversidad en Amador, que brinde un ordenado y original medio de transporte turístico con importantes paradas en el remozado Barrio Chino y el Casco Antiguo, entre otros.

Este año decidimos pasar la batuta de la dirección del foro a la joven y brillante mente de Melanie Milanés Morales. Recién egresada con altos honores de la mejor escuela suiza de hotelería en el mundo, esta brillante y fina profesional nos brinda su lozanía y disciplinada esponja de ideas para el desarrollo de un foro verdaderamente dinámico y diferente.

Como punto de partida, se adoptó la iniciativa de contar con la asistencia de un puñado de estudiantes de turismo de cada provincia, auspiciados por empresas líderes provinciales que se beneficiarán en su desarrollo, llevándose a cabo la actividad durante un fin de semana en el Casco Antiguo donde los estudiantes visitantes olfateen nuestras raíces y aprovechen su estancia para visitar distintos parajes, entre otros, los nuevos centros de visitantes del Canal de Panamá.

Un enfoque clave es la tecnología y las herramientas que debemos desarrollar en el ámbito para introducir el istmo al siglo XXI. Para ello se gestionan presentaciones de soluciones virtuales con empresas líderes en tecnología como Google, Microsoft y Samsung. Otra importante perspectiva es el sistematizado desarrollo de turismo culinario istmeño con énfasis en la utilización de hierbas, frutos y sabores autóctonos, que serán presentados por renombrados chefs locales, como lo son Julio Pascoe y Melissa de León, bajo la hábil dirección artística de Terry Thrush, organizadora del exitoso Tour de Chef. Ante la mediocridad de organizaciones huérfanas de liderazgo que deberían adoptar estas iniciativas como permanentes, resulta refrescante el ingenio de APEDE en su enfoque hacia la educación de futuros líderes en la industria que mayores ingresos rinde al país. Este es un impulso que todos y todas, sin mezquindad alguna, debemos entusiastamente apoyar en beneficio del desarrollo nacional.