Temas Especiales

28 de Feb de 2021

Economía

El Año del Dragón, China en Panamá

PANAMÁ. ¿Recuerdan aquello que dijo Napoleón: ‘cuando China despierte, el mundo temblará’? China ya ha despertado y el mundo no para de ...

PANAMÁ. ¿Recuerdan aquello que dijo Napoleón: ‘cuando China despierte, el mundo temblará’? China ya ha despertado y el mundo no para de temblar.

La segunda economía del mundo continúa creciendo y aunque en los últimos años su ritmo ha decaído levemente, su crecimiento sigue siendo una locomotora imparable.

2012 es el Año del Dragón, marcado por la astrología china del que se espera fuerza, prosperidad, éxito y bienestar, y un año marcado también para Panamá, donde la comunidad china es densa y activa.

PRESENCIA CHINA

En las calles de Panamá se observa cómo China está inmersa en la vida económica del país; de hecho, los chinos llegaron hace más de 150 años y en la actualidad, cientos de abarroterías, pequeños comercios y lavanderías pertenecen a ellos.

Pero más allá de los pequeños negocios, también hay algunas corporaciones procedentes de China.

Huawei, marca de equipos de telecomunicaciones; Banco Central de China y Zte, empresa de telecomunicaciones, son las que tienen mayor presencia en el país.

‘En Colón hay más de 50 empresas chinas que se dedican a manejar mercancía, ropa y mecánica’, afirmó Huo Honghai, responsable de la Oficina Comercial China en Panamá. También hay empresas chinas implicadas en la ampliación del Canal; Communication Company Highway Consultants (CCCC) es una de ellas, matizó Honghai.

El Canal de Panamá parece la gallina de los huevos de oro, un máquina de generar ingresos constantes. China es el segundo usuario del Canal, justo por detrás de Estados Unidos.

El gobierno de Panamá ha colaborado con la llegada de empresarios chinos; sin embargo, ‘el problema del visado es el principal escollo con el que se encuentran para permanecer más tiempo’, añadió el delegado.

En la actualidad es difícil calcular la presencia total de la población china en Panamá, pero según Honghai ‘hay más de 250 mil’.

EXPORTACIÓN

La Oficina de Desarrollo Comercial Chino-panameño registra que en 2011 la exportación de China a Panamá alcanzó más de $14 mil millones, 22.38% más que en 2010. Si se compara con 2009, cuando China exportó por valor de $11 mil 967 millones, el crecimiento es aún mayor, y supone un 82.95%. ‘En 2012 puede ser mayor’, auguró Honghai,

Pese a que Panamá no exporta la misma cantidad que China, ha conseguido colocar algunos de sus productos en el país asiático. Madera, cuero y bronce conforman los $430 mil generados en exportación en 2011, 69.27% más que en 2010, cuando se alcanzaron $250 mil.

El sistema político que China mantiene es el de una República Popular Socialista, inspirada en el comunismo soviético y unipartidista. En cambio, en términos económicos, es una potencia capitalista, concretamente, desde 1978, cuando el líder Deng Xiaoping desarrolló la liberalización económica.

Ser una potencia capitalista, según el representante asiático en Panamá, se debe a que ‘hace más de 33 años diseñamos una política de apertura’.

COMERCIO

‘A pesar de que en los últimos años la economía china ha disminuido levemente, su crecimiento continúa constante, en torno al 9%. del Producto Interior Bruto (PIB) de China’, dijo Honghai.

Marco Polo, mercader y explorador veneciano, mostró al mundo la Ruta de la Seda y con ella, algunas de los innovaciones científicas que los chinos descubrieron, la pólvora y la brújula, las cometas o el papel se le atribuyen a ellos.

Más de siete siglos después del descubrimiento de Marco Polo —e inspirado por aquella ruta—, Joaquín Roca, un empresario español, ha creado la suya propia.

Roca reside en Panamá y desde aquí, viaja constantemente a China para realizar sus negocios: ‘compro oro, plata y acero’, detalló.

‘La actividad se concentra en dos puntos, los alrededores de Hong Kong y de Shanghai, esas son las zonas industriales más poderosas de China’, asegura Roca, quien desde Panamá ‘gracias a la Zona Libre de Colón’ distribuye sus joyas por toda América y también en Europa.

Quizás, dentro de otros siete siglos, la Ruta de la Seda siga vigente.