Temas Especiales

29 de Jun de 2022

Economía

Empresas temerían carencia de energía

PANAMÁ.. La propuesta de prohibir nuevas hidroeléctricas en la comarca Ngöbe Buglé, territorio con incidencia en Chiriquí, Veraguas y Bo...

PANAMÁ.. La propuesta de prohibir nuevas hidroeléctricas en la comarca Ngöbe Buglé, territorio con incidencia en Chiriquí, Veraguas y Bocas del Toro, fue considerada por el empresario Juan Francisco Kiener, presidente del Sindicato de Industriales de Panamá (SIP), como un ‘suicidio económico’ y alegó, además, que esa industria es ‘fuente de riqueza’.

No obstante, la Secretaría Nacional de Energía informó que los proyectos que tienen incidencia en la comarca Ngöbe Buglé en construcción o en trámite sólo aportarían 461.92 MW al mercado eléctrico panameño.

Paralelamente, entre el 2010 y el 2015, la firma Panama Economy Insight estimó que 1,997 Megawats (MW) serían creados por hidroeléctricas en Chiriquí, Bocas del Toro y Veraguas, lo que aumentaría la producción a 3,891 MW, ya que en la actualidad son cerca de 1,894 MW de energía.

Según Kiener, el pedido de la dirigencia ngöbe buglé de no desarrollar hidroeléctricas en la comarca es inadecuado, ya que incluye, explicó, ‘la extensión de la medida para los territorios adicionales con presencia de esa etnia’.

Panama Economy estimó que la creación de energía para los próximos años apoyaría a los nuevos hoteles, residencias e industrias que se fomentarían, por los que $3,932 millones serían invertidos principalmente en hidroeléctricas.

Silvia Carrera, cacica de la comarca Ngöbe, en coincidencia con el empresario Kiener reconoce que la incidencia de los posibles proyectos hidroeléctricos en territorios relacionados a esa etnia sí tendrían su preponderancia en el mercado.

Explicó la líder que la mayoría de las hidroeléctricas que se están ubicando en los ríos del oriente de Chiriquí tienen influencia en la comarca; estima, incluso, que son 60 proyectos en desarrollo.

Para la Secretaría de Energía en cambio habrían tres proyectos de hidroeléctricas dentro de la comarca, tres cerca de estas áreas y 10 con población indígena en áreas no comarcales.

ESPACIOS

Para Kiener, la problemática de las hidroeléctricas en las zonas indígenas deja ver el tema de que los beneficios emanados de estos negocios no deben ser sólo para un pueblo.

‘El tema aquí es que el que seamos panameños de distinta clase no es provechoso, y que los ngöbes indiquen que los panameños no tenemos derecho en su área no es correcto o justo’, describió el empresario.

Sin embargo, Carrera contó que históricamente al pueblo ngöbe no se le consultó sobre el establecimiento de las hidroeléctricas. Alegó que son empresas ligadas a transnacionales que sólo se llevan las ganancias para el extranjero y localmente no dejan nada.

La comarca Ngöbe Buglé es considerada uno de los cordones de pobreza más grandes en Panamá.