Temas Especiales

23 de Jan de 2021

Economía

América del Sur presenta brecha en infraestructura

CHILE. América del Sur se encuentra rezagada en el desarrollo de su infraestructura, lo que restringe su potencial de crecimiento de lar...

CHILE. América del Sur se encuentra rezagada en el desarrollo de su infraestructura, lo que restringe su potencial de crecimiento de largo plazo y las posibilidades de reducción de la pobreza.

La investigación indica que actualmente existe una brecha en este campo de $74,500 millones (3.4% del PIB regional), dada por la diferencia entre los requerimientos de infraestructura (demanda) y la provisión efectiva de la misma (oferta).

La secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) resaltó que la adecuada provisión de servicios de infraestructura es un elemento clave en toda estrategia de desarrollo, ya que incide directamente en la cohesión en sus tres aspectos: territorial (conexión de los habitantes con su entorno), económico (entrega de servicios fundamentales para la producción) y social (mejoramiento de las condiciones y calidad de vida).

‘Necesitamos un cambio de paradigma para avanzar hacia una estrategia de políticas integradas y sostenibles de infraestructura, logística y movilidad’, dijo.

En su visita a la sede de Unasur, Alicia Bárcena dictó una conferencia sobre el proceso de integración regional y participó en un panel con la secretaria general de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y el representante de la Secretario Nacional de Planificación y Desarrollo de Ecuador (Senplades), Fander Falconí.

SUSTENTACIÓN

Dicha obstaculización a la integración ocurre debido a que, por características propias, la infraestructura y sus servicios relacionados actúan como vehículos para la cohesión territorial, económica y social puesto que además de tener el potencial de mejorar la conectividad, reducir los costos de transporte y mejorar la movilidad y la logística y, por ende, la competitividad y la actividad del comercio, también facilitan el desarrollo social de las regiones al ir integrando y uniendo el territorio, haciéndolo accesible del exterior y permitiendo a sus habitantes conectarse con su entorno y los servicios fundamentales para la producción y para el mejoramiento de las condiciones y calidad de vida de las personas.

El informe de Unasur sostiene que en gran medida, los avances o retrasos de la infraestructura determinan los costos de transporte, cuyos efectos sobre el comercio igualan, y a veces superan, el costo de aranceles o fluctuaciones del tipo de cambio.

ROL

Además, la inversión en infraestructura puede desempeñar un rol decisivo en la mejora de las condiciones de vida de las familias más pobres, especialmente en las zonas rurales

De hecho, en las zonas rurales, la infraestructura es un factor crucial no solo para aumentar y diversificar la producción y el fortalecimiento de la competitividad, sino también para aumentar el empleo y los ingresos de los hogares pobres y reducir varios de sus riesgos sistémicos.

En consecuencia, el desarrollo de la infraestructura y sus servicios tienen gran potencial para contribuir activamente en la inclusión social de la población menos favorecida, la mejora de la distribución de ingreso y la reducción de la pobreza.

Aquellos países que tienen mejor disponibilidad de infraestructura son los que expresan mejores resultados de desarrollo económico, añade el análisis de las Naciones.

Sin embargo, aunque la infraestructura y los servicios de transporte constituyan un elemento central para viabilizar las medidas de desarrollo que implementan los Estados, muchas veces suele no ser considerado como parte de las políticas públicas sociales y económicas de las naciones.