Temas Especiales

27 de Sep de 2020

Economía

Renuncias suben al primer trimestre

PANAMÁ. Mientras en algunos países golpeados por crisis económica hacen falta plazas de trabajo, en Panamá las personas se dan el lujo d...

PANAMÁ. Mientras en algunos países golpeados por crisis económica hacen falta plazas de trabajo, en Panamá las personas se dan el lujo de renunciar.

Durante el primer trimestre del año, unas 25 mil 496 personas han renunciado, siendo 11 mil 420 más que en igual periodo del 2011, según el Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral.

Este comportamiento se da debido a la bonanza económica que vive el país y que registra una tasa de desempleo de 4.5%, de acuerdo con los datos de la Contraloría General de la República de Panamá.

OPINIÓN

Para Raúl Moreira, presidente del Colegio de Economistas de Panamá, este aumento ocurre por la mobilidad que se está dando en casi todos los puestos de trabajos, ya que las personas están renunciando para cambiarse a trabajos mejor remunerados.

El economista Aristides Hernández concordó con Moreira y añadió que como hay mucha oferta de trabajo en Panamá, las personas renuncian para laborar en otros oficios que ofrecen mejores condiciones de operación.

Un funcionario del Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral coincidió y señaló que el 80% de las personas que renuncian lo hacen por la opción de una nueva fuente de empleo y otros por buscar un trabajo que le represente la oportunidad de mejorar su poder de adquisición, entre las razones más comunes.

Según Eric Quesada, ejecutivo de Manpower, en términos generales este comportamiento no es normal, ya que se trata de un fenómeno propio de la sobreoferta de trabajo que experimenta Panamá, para distintas áreas y sectores, tales como el comercio, servicios y construcción, lo cual se refleja en que el trabajador panameño no duda en cambiar su empleo por alguna otra oferta laboral que le represente una mejora profesional, económica o de ambiente.

Agregó que este fenómeno porta para los empleadores el reto de atraer, retener y motivar a su personal para evitar los gastos intrínsecos a la rotación del personal, tales como la capacitación, curva de aprendizaje y servicio al cliente, aclaró Quesada.

De acuerdo con el estudio Manpower acerca de la interacción laboral de cuatro generaciones en el mundo del trabajo, una estrategia que puede servirle a los empleadores panameños es primeramente determinar el promedio de edad de sus colaboradores y desarrollar planes de beneficios a la carta, que no siempre le cuestan más a la empresa, tales como uso de internet, trabajo con horarios flexibles, o actividades deportivas y familiares patrocinadas por la compañía.

En conclusión, este fenómeno sólo será controlado a medida que las organizaciones conozcan las expectativas generacionales de sus empleados y reaccionen proactivamente frente a ellas.