Temas Especiales

25 de Sep de 2020

Economía

El comercio electrónico y su consumo

Con el auge del internet, el comercio electrónico se ha convertido en una forma de comprar y vender que ha ganado cada vez más espacio e...

Con el auge del internet, el comercio electrónico se ha convertido en una forma de comprar y vender que ha ganado cada vez más espacio en nuestra sociedad moderna y que aumentará en la medida que los consumidores ganemos confianza, además por supuesto, en la medida que la conectividad a la red aumente. Las razones de este auge son simples, brinda comodidad pues minimiza la movilidad y en algunos casos hasta la suprime, ya que no es necesario ni siquiera que se retire el producto, porque se lo llevarán a la puerta de su casa. Por otro lado, reduce el consumo de combustible para el consumidor, disminuye situaciones de estrés relativas al traslado y búsqueda del producto de tienda en tienda, en muchos casos se realiza la búsqueda desde la comodidad del hogar o incluso en parques o espacios públicos donde hay redes abiertas que favorecen la conectividad.

Frente a esta herramienta que hace que estemos más conectados, el comercio encuentra terreno fértil para llevar a los consumidores productos y servicios, que antes no hubieren sido posibles, simplemente por las distancias. Cierto es que esta modalidad de compra también implica nuevos retos y situaciones que los consumidores debemos enfrentar, por ejemplo, al realizar los pagos en línea, acción simple que tiene implicancias de seguridad que en muchos casos se pueden tornar en asuntos muy graves por el robo de identidad, robo de la información privada del consumidor, así como de la información contenida en el medio de pago, entiéndase tarjeta de crédito, de débito o información sobre la cuenta bancaria a la que se debe realizar el cargo. Son nuevas modalidades de fraude que exigen que el consumidor esté informado para que adopte medidas de precaución para evitar ser víctimas del delito o del fraude, situaciones que en muchos casos son ignoradas, hasta llegado el estado de cuenta de la tarjeta de crédito donde aparecen cargos no realizados, y en otros casos, porque recibimos llamadas en las que se nos informa que hemos ganado premios de tómbolas o rifas en las que no hemos participado nunca.

ADMINISTRADOR DE ACODECO