Temas Especiales

29 de May de 2020

Economía

Riqueza y pobreza las dos caras de Panamá

PANAMÁ. En los últimos años Panamá ha tenido un crecimiento envidiable incluso para algunos de los países de la región.

PANAMÁ. En los últimos años Panamá ha tenido un crecimiento envidiable incluso para algunos de los países de la región.

En 2010 y 2011, el país registró tasas de crecimiento de 7.6% y 10.6%. Los buenos resultados de su economía son tales que se proyecta que pronto superará a Costa Rica y a Venezuela en cuanto al Producto Interno Bruto per cápita.

Los pilares de la economía panameña se sustentan en el Canal de Panamá, que en los últimos años ha aportado 8,955.90 millones de dólares a las arcas del Estado; la Zona Libre de Colón, la industria turística, los puertos y el sector bancario.

El flujo de la inversión directa extranjera también ha tenido un buen desenvolvimiento.

Además, el gobierno ejecuta un ambicioso plan de inversión pública un 300% más de lo que se ha hecho en las últimas administraciones.

El plan se enfoca mayormente en la modernización de infraestructuras, construcción de escuelas, hospitales, saneamiento, etc. Proyectos en los cuales no han faltado las acusaciones de corrupción, conflictos de interés y favoritismo.

Al final, tanto crecimiento no se traduce necesariamente en equidad. Y aunque el país ha logrado bajar el índice de pobreza, el nivel aún es alto.

INCLUSIÓN

Para el sociólogo Roberto Pinnock, es necesario analizar bajo qué condiciones un crecimiento eco nómico sería inclusivo para las clases pobres.

Es allí —dice— donde entra en juego la dimensión política; es decir, cómo y quién determina hacia dónde y hacia quiénes se orientan los beneficios generados por el crecimiento de la economía.

Para el sociólogo, el aumento de desigualdad en contexto de crecimiento tiene varios peligros, uno de ellos es la intensificación de comportamientos y actitudes de insensibilidad social de las clases pobres con respecto a sus problemas como clase.

En ese escenario, se pierde la cohesión social necesaria para el buen funcionamiento de la sociedad.

Según Naciones Unidas, en los últimos 20 años Panamá ha avanzado en el desarrollo humano de su población, pero persisten la pobreza y la desigualdad.

El crecimiento económico es importante, pero es necesario destinar esos ingresos para ofrecer a las personas la posibilidad de tener una vida más sana, larga y productiva.

Panamá requiere trabajar duro para alcanzar los ocho Objetivos de Desarrollo del Milenio en 2015, como propuso la comunidad internacional hace más de 10 años en las Naciones Unidas.

Los países agrupados en la ONU propusieron al 2015 erradicar la pobreza extrema y el hambre, reducir la mortalidad infantil, alcanzar la equidad de género y lograr la escolaridad primaria universal, entre otras metas.

Para muchos, las condiciones de Panamá lo colocan como un país como muchas posibilidades de reducir la pobreza, que alcanza el 26%.

CORRUPCIÓN

A menudo, el país es señalado por corrupción pública y falta de independencia judicial.

Pero, hasta qué punto la corrupción frena el desarrollo. Es difícil cuantificarlo, pero los miles de millones de dólares que se pierden bien pudieran utilizarse en mejorar la educación, construcción de hospitales, erradicación de la desnutrición y hasta pagar la deuda pública.