25 de Sep de 2022

Economía

Un modelo de gestión digno de imitar

PANAMÁ. Se me hace difícil identificar qué sector productivo de nuestra economía aporta más a nuestra sociedad, entre el Canal de Panamá...

PANAMÁ. Se me hace difícil identificar qué sector productivo de nuestra economía aporta más a nuestra sociedad, entre el Canal de Panamá, la Zona Libre de Colón y el Centro Financiero, y sus áreas de influencia. En mi opinión, tomando en cuenta un sin número de variables, los tres tienen la misma importancia e influencia en nuestro entorno y si tendríamos que establecer alguna diferencia pudiera ser en el aporte histórico a nuestra nación. La pregunta es por qué no tratar a los tres por igual, con el mismo derecho que le dan todos los componentes y variables de cada uno. Si por percepción de importancia determináramos un orden, tendríamos en primer lugar al Canal de Panamá, en segundo lugar al Centro Financiero y por último a la Zona Libre de Colon. El orden señalado anteriormente no es más que por la importancia que en lo político se le ha dado a cada uno.

El modelo de Gobierno Corporativo adoptado por la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) incluye un Título Constitucional, un ministro del Canal, una junta directiva, una administración o dirección general independiente de su junta directiva; una estructura de personal debidamente organizada y como si fuera poco, una junta de asesores, de usuarios e interesados en el tema y del comercio marítimo mundial. Lo que no entiendo es por qué para los otros dos sectores no hemos adoptado un modelo similar.

El alcance nacional e internacional de estos dos sectores es irrefutable, solo a unos pocos se les ocurre lo contrario. Adoptando un modelo de gobierno corporativo para la Zona Libre de Colón y el Centro Financiero, parecido al de la ACP, con las variables y ajustes de rigor, blindaríamos ambos sectores contra insaciables futuros y acciones como las recién pasada. Como siempre, adoptar este modelo no debe ser difícil, solo depende de la voluntad de los políticos de turno y la exigencia y defensa de sus derechos de los sectores interesados y sus centros de influencia.

Ojalá se pudiera. Sería interesante aprovechar el momento que se avecina, y si bien por un tema de tiempo no pudiéramos crear el título constitucional, todo lo demás sí.