Temas Especiales

01 de Jun de 2020

Economía

Un hombre de la era de déficits

WASHINGTON. Jack Lew, quien fue nominado al cargo de secretario del Tesoro de Estados Unidos por el presidente Barack Obama, es un conoc...

WASHINGTON. Jack Lew, quien fue nominado al cargo de secretario del Tesoro de Estados Unidos por el presidente Barack Obama, es un conocido de las altas esferas en Washington y ha pilotado el breve retorno del país a los excedentes fiscales a fines de los años 90.

Al nombrarlo a la cabeza del Departamento del Tesoro, Obama se separa con pesar de este hombre de 57 años que, como secretario general de la Presidencia, fue su brazo derecho durante algo menos de un año, después de haber pasado 14 meses a la cabeza de la Oficina de Presupuesto de la Casa Blanca.

Tras diplomarse en Harvard, Jacob Lew estuvo desde 1979 en la capital federal, con excepción de un paréntesis de ocho años durante la presidencia de George W. Bush (2001-2009). Comenzó como agregado parlamentario del presidente (demócrata) de la Cámara de Representantes Thomas O’Neill durante ocho años, durante los cuales obtuvo un título de doctor en derecho por la Universidad de Georgetown. Cuando su mentor se retiró en 1987, se convirtió en abogado de un importante despacho jurídico de Washington.

El presidente Bill Clinton lo incluyó en 1993 entre sus asesores. Al año siguiente es designado en la OMB, donde sube todos los peldaños hasta convertirse en su director, cargo equivalente al de secretario de Estado para el Presupuesto, que ocupó entre 1998 y 2001. Durante esos cuatro años, el presupuesto de Estados Unidos tuvo excedentes por última vez hasta ahora y por primera vez desde 1960.

Como Timothy Geithner, a quien reemplazará si el Senado lo aprueba, Lew creció en Nueva York. La prensa estadounidense ve en su nombramiento por el presidente la opción por un componedor: un hombre capaz de forjar acuerdos con el Congreso, en particular sobre cuestiones clave vinculadas a la deuda y el saneamiento de las cuentas públicas.

Afable pero distante, este hombre de gran estatura y cabellos azabache que comienzan a blanquear es un conocido de los períodos de cohabitación política, como el que actualmente vive Estados Unidos, con el Senado en manos del oficialismo demócrata, y la Cámara de Representantes en manos de la oposición republicana.