Temas Especiales

10 de Apr de 2021

Economía

Advertencias para el sector eléctrico

PANAMÁ. Miembros del sector energía volvieron a hacer un llamado de atención sobre la falta inversiones en proyectos de generación para ...

PANAMÁ. Miembros del sector energía volvieron a hacer un llamado de atención sobre la falta inversiones en proyectos de generación para los próximos años lo que, según ellos, pone al país en una situación estrecha entre la oferta y la demanda.

En un encuentro organizado el martes por la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresa (APEDE) se habló de la posibilidad de que ocurran apagones. Posiciones más conservadoras indicaron que no se llegaría a este punto, pero sí es necesario tomar las decisiones adecuadas.

Arturo Vallarino, de la Asociación Panameña de Productores de Energía, afirmó que en los próximos 15 años se necesitarán unos 2,000 megawatts, lo que a precio de hoy, se traduce en unos $12,000 millones.

Con una previsión más conservadora, Francisco Escoffery, director de la firma Indesa, aceptó que se vislumbra cierta estrechez energética y recordó que los proyectos necesitan hacerse con tiempo ya que las generadoras que está entrando al sistema se planificaron, al menos, cinco años atrás. Una mayor oferta de energía se refleja en mejores precios. Hasta el momento, el único proyecto que se vislumbra es Chanquinola II, el cual es planificado por el Gobierno. Vicente Prescott, Secretario Nacional de Energía, acepta que, a mediano plazo, se acentuará la curva entre la demanda y la oferta, lo que es producto del crecimiento y desarrollo de Panamá. A corto plazo dijo que el país está cubierto. En los próximos cinco años deben estar disponibles unos 750 megawatts, una inversión de $3,500 millones, según el secretario de Energía.

El funcionario adelantó que el proyecto Chan II operará a partir de 2018, pero antes entrará al sistema una planta de carbón y otra eólica.

Por su parte, inversionistas pidieron que se respeten las reglas del juego en el sector y que no se amenace con tomar medidas que crean inestabilidad y ahuyentan a los inverionistas.

Fernando Aramburú Porras reiteró que el Estado no debería participar como generador porque enciende una luz roja.

Prescott, por su parte, señaló que Chan II, que será construida por el gobierno, será un competidor con iguales condiciones.