Temas Especiales

17 de Apr de 2021

Economía

Los desafíos de América Latina para poder competir

PANAMÁ. China se ha convertido para América Latina en el gran examinador de su crecimiento, por la cuantía de sus inversiones. Y no es p...

PANAMÁ. China se ha convertido para América Latina en el gran examinador de su crecimiento, por la cuantía de sus inversiones. Y no es para menos: cada punto porcentual de caída del gigante asiático representa para América Latina un 2.5% de contracción de su economía.

Con las perspectivas de crecimiento regional se prevé que China se atreverá a la inversión en las industrias de transformación en América Latina, pues ‘hemos mejorado en aspectos de logística y transporte’, señaló Luis Alberto Moreno, presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, en el marco de la recién concluida 54ª Asamblea Anual de Gobernadores celebrada en Panamá.

Los expertos coinciden en que América Latina tiene tres desafíos fundamentales para poder competir con éxito en el contexto mundial: educación, infraestructura y seguridad, tanto pública como jurídica.

En la charla ‘Proyectos y prospectos para un crecimiento sostenible’, Frank Holder, presidente de la Región Latinoamericana de FTI Consulting, señaló que ‘antes el dinero fluía del norte al sur, ahora va de este a oeste’, en clara alusión a la importancia de China como centro de producción mundial. A juicio de Holder, Brasil y México están en la cabeza del crecimiento en América Latina, ‘pero la región ha crecido en escala menor a los mercados emergentes’.

Holder advirtió que ‘es perentorio compararnos con China y con Singapur. Por ejemplo, México ya está compitiendo con China en algunos sectores de producción, y Argentina y Brasil están ampliando su infraestructura, mientras que Panamá es clave para sostener el crecimiento de la región’.

LOS OBJETIVOS DE PANAMÁ

En cuanto a Panamá, se plantean objetivos que ayuden a definir las políticas públicas que permitan el monitoreo continuo. En este sentido, el BID está apoyando a los gobiernos nacionales en el desarrollo de un Programa Nacional de Logística y el Desarrollo de Observatorios de Carga y Logística a nivel nacional y regional.

En otras palabras: que para atraer a las cadenas globales de suministro, es necesario proveer servicios de transporte de carga y logística de clase mundial, y corregir los errores en infraestructura. El reto local de la ampliación del Canal es literalmente un esfuerzo sobrehumano.

El cálculo para los próximos 10 años es que la productividad en la región podría aumentar en un 20%, con un crecimiento promedio anual de por lo menos un punto, siempre y cuando se aumente la eficiencia con la que se asignen los recursos.

RECETA PARA LA REGIÓN

Una de las más importantes conclusiones planteadas por el BID, realizada en Panamá, es la necesidad de impulsar reformas estructurales en América Latina que permitan aprovechar la bonanza que en estos momentos experimenta la región y que contrasta con la crisis de Europa y gran parte del mundo.

‘La idea fundamental es ir avanzando en el diseño de válvulas de atención al sector privado, cada vez mayores, lo que constituye la principal fuente de crecimiento del subcontinente’, anunció Luis Alberto Moreno, presidente del organismo multilateral.

Señaló el directivo que ‘es imprescindible poner en marcha las reformas, para acelerar el crecimiento y consolidar el progreso social obtenido en América Latina en los últimos 10 años’.

Entre la multiplicidad de temas tratados, se discutió el futuro y las oportunidades globales en logística derivadas de la ampliación del Canal de Panamá. Se analizaron las ventajas naturales de Panamá como centro logístico global, sus fortalezas derivadas de la operación del Canal, y las oportunidades para la región de América Latina y el Caribe para implementar una agenda logística integrada.

INFORME CON RECETA

El Informe Macroeconómico de América Latina y el Caribe 2013 señala que la región puede alcanzar un crecimiento económico superior a 6% si los países adoptan reformas estructurales ajustadas a sus necesidades.

Se prevé que la región crecerá a una tasa anual del 3.9% en los próximos cinco años, lo que significa un punto porcentual por debajo de la media de 4.8% registrada antes de la recesión iniciada en 2008.

Los analistas vislumbran una probable desaceleración del comercio mundial y un descenso en los precios de los productos básicos como consecuencia de la disminución del consumo y las inversiones en América Latina.

El informe plantea que si un país típico de la región alcanza un 1.5% de crecimiento, una agenda reformadora adecuada podría elevar ese índice hasta un 2.3%.

Entre las medidas más urgentes destacan la formalización del trabajo en empresas estables, la bancarización de la población, el mejoramiento de la seguridad, la promoción del ahorro en moneda nacional mediante la reforma de los sistemas de pensión, de seguridad social y tributarios, y el incremento de gastos ordinarios en infraestructura.