Temas Especiales

25 de Nov de 2020

Economía

Mercado de ‘reposeídas’ se dinamiza en la metrópolis

PANAMÁ. El crecimiento inmobiliario se enfoca en los extremos del área metropolitana. Es común encontrar atractivas ofertas en Arraiján,...

PANAMÁ. El crecimiento inmobiliario se enfoca en los extremos del área metropolitana. Es común encontrar atractivas ofertas en Arraiján, La Chorrera y hasta Capira, hacia al oeste de la capital istmeña; o en La 24 de Diciembre, Pacora y Chepo en los límites de la reserva del caudaloso río Bayano al este, en el rincón opuesto de la Ciudad.

Las casas no tienen nada que pedirle a cualquiera construida en los suburbios circundantes al corazón capitalino, pero la distancia para alcanzar los sitios de trabajo o regresar a casa juegan un papel importante. Precisamente en eso piensan quienes buscan alternativas en el centro de la ciudad. La opción surge en el mercado de casas reposeídas, cuyo mayor atractivo es la ubicación.

CÓMO FUNCIONA

Todo arranca con una propiedad que un banco rescata por falta de pagos. La siguiente etapa se cumple cuando el propietario pierde toda oportunidad de recuperar la propiedad y el banco tiene la potestad de venderla para salvar su inversión.

Así el bien llega a la lista de reposeídos, donde queda a poco de ser vendida.

Ese es precisamente el fundamento de sus bajos precios. El banco se interesa en recuperar solo el dinero restante que se dejó de pagar en el contrato anterior, y hacerlo lo más rápido posible.

Se venden mayormente en subastas, pero también directamente y financiadas. Aunque hasta ahora los pagos al contado predominan en este mercado.

ALGUNAS CIFRAS

En la Caja de Ahorros, por ejemplo, solo el año pasado (2012) se vendieron 109 propiedades reposeídas. Fue un poco menos que el año anterior, pero se debió a que en aquel periodo hubo un inventario más amplio.

En la Caja de Ahorros, el 65% de las casas fueron vendidas al contado.

La mayor parte de las propiedades comercializadas por segunda vez son residencias, de acuerdo con los datos suministrados por la entidad bancaria.

En Panamá el negocio de vender casas de segunda es controlado por los bancos, aunque algunas firmas privadas también lo hacen. En el segmento a nivel bancario están la Caja de Ahorros, Banco Nacional, Banco General y HSBC, entre otros.

DESVENTAJAS

Las viviendas reposeídas tienen precios más asequibles que las residencias nuevas; no obstante, algunas requerirán de reparaciones en general, debido al estado en que las dejó el dueño anterior, gasto que no es cubierto por la empresa vendedora o banco.

Las casas reposeídas, al igual que las nuevas, cuentan con el interés preferencial que otorga el Gobierno Nacional, pero este solamente abarca o cubre los años o meses que le quedan al bien tras el préstamo que aprobó el banco o entidad prestataria durante 10 años, en lugar de 15 años que abarca la ley.

Lo mismo sucede con el interés a pagar si el subsidio estatal culminó, ya que el propietario tendría que pagar la tasa de referencia del mercado local hipotecario del mercado actual, que según la Superintendencia de Bancos de Panamá a marzo 2013 fue de 6.00%.