Temas Especiales

02 de Jun de 2020

Economía

Acciones al portador y el servicio legal

La conveniencia de mantener el régimen de acciones al portador de forma irrestricta fue objeto de amplia discusión en la comunidad legal...

La conveniencia de mantener el régimen de acciones al portador de forma irrestricta fue objeto de amplia discusión en la comunidad legal panameña. El tener que adoptar una ley que implemente la inmovilización de las acciones al portador no causa una sensación general de satisfacción para nadie. Más bien, tal medida debe ser vista como un sacrificio estratégico que debió ser asumido frente a la coyuntura de la revisión paritaria del Foro Global a la que será sometida Panamá en el mes de septiembre y a las posibles medidas discriminatorias que enfrentaríamos de no pasar a la Fase Dos de tal revisión paritaria.

Como todo sacrificio, el mismo sólo es justificado si se hace en beneficio de un bien superior que en este caso no es otro que mantener vigente la plataforma de servicios corporativos y financieros al evitar sanciones u otras medidas que causen un impacto económico adverso para el país. Sin embargo, todos debemos tener claro que el inmovilizar las acciones al portador sólo extiende momentáneamente el periodo de tregua antes de que seamos sometidos a nuevas presiones que seguirán perjudicando nuestra competitividad.

Por ello, para que el costo asumido no resulte estéril el mismo debe dar pie a un replanteamiento de la estrategia nacional que (i) promueva de forma proactivas la adopción de medidas que mejoren la competitividad de nuestra plataforma de servicios; (ii) que promocione de manera enérgica las bondades de nuestro sistema tanto a nivel local como internacional para quitarnos de una vez por todas las etiquetas peyorativas; y, (iii) que fortalezca los canales de diálogo entre el sector público y privado para que de común acuerdo tomemos las difíciles decisiones que deberán adoptarse para proyectar nuestro centro de servicios hacia el futuro. Más allá de aferrarnos a los elementos que han llevado a nuestro país a ser exitoso hasta ahora, los nuevos retos que enfrentamos como exportadores de servicios a la comunidad internacional requieren de una profunda reflexión que nos lleve a determinar si es sostenible la prosperidad de nuestra plataforma de servicios en su modelo actual o si es necesario que seamos más creativos para proponer cambios a nuestro modelo de negocios para contrarrestar cualquier medida previamente adoptada que haya afectado negativamente nuestra competitividad y nos ayude a generar más riqueza. La plataforma de servicios corporativos y financieros que ofrece Panamá tiene el mismo efecto que el turista extranjero que sale de su país de origen para venir al nuestro año tras año a dejarnos su dinero, lo cual ayuda de forma directa a generar empleos, a mejorar nuestros recaudos, y en general, a mejorar la calidad de vida en nuestro país. Siendo ese el caso, seríamos muy torpes si no destinamos nuestros mejores recursos a que la plataforma de servicios continúe evolucionando y creciendo para acomodar las cambiantes necesidades de sus usuarios a nivel internacional.

PRESIDENTE DE LA ASOCIACIÓN DE ABOGADOS INTERNACIONALES