Temas Especiales

01 de Mar de 2021

Economía

Gas licuado: negocio fallido

PANAMÁ. Murió la ilusión. El gas licuado de petróleo (GLP) prometía ser una opción barata y eficiente para los conductores. Siete años d...

PANAMÁ. Murió la ilusión. El gas licuado de petróleo (GLP) prometía ser una opción barata y eficiente para los conductores. Siete años después la realidad es muy distinta.

En efecto, la fiesta terminó para el GLP. Las ventas se han desplomado de forma vertiginosa y la tendencia no parece que vaya a cambiar.

De acuerdo a cifras de la Contraloría General de la República, en el 2013 se vendieron 245 mil galones de GLP. Esa cifra palidece al lado de los 599 mil galones vendidos en estaciones de servicio en el año 2009. Esto representa una disminución del 59% en ventas.

CAÍDA PRECIPITADA

El descenso en la demanda del gas no fue súbito. Del 2009, al 2010 el descenso fue de 18.2%, para 2011 la caída fue de 14.1%, en 2012 de 21.1% y finalmente en el 2013 alcanzó el porcentaje récord de descenso de 26.1%.

¿QUÉ FUE LO QUE PASÓ?

Probablemente el grupo de consumidores que más esperaba la llegada del GLP fueron los taxistas. La instalación de tanques de gas especiales se hizo cada día más común. En efecto, el GLP ofrecía un mayor rendimiento por un menor dinero. Definitivamente una oferta atractiva para muchos conductores de transporte popular y, por supuesto, de los taxistas.

Sin embargo, este grupo se desilusionó rápidamente.

Rafael Reyes, dirigente del Sindicato Nacional de Taxis de Panamá (SNTP), señala que la razón fueron ‘daños mecánicos’ en los vehículos. De acuerdo a Reyes, los taxistas se mantuvieron ‘a la espera’ por cerca de cinco meses, vigilando los resultados obtenidos por los taxistas

Sin embargo, Reyes reconoció que en Colombia, el GLP es utilizado por taxistas de forma generalizada sin mayores efectos negativos. ‘No creo que sea el mismo gas’ aseguró el transportista del SNTP. Sin embargo, no se han encontrado importantes diferencias entre ambos combustibles.

Lo cierto es que los conductores compartieron experiencias y llegaron a la conclusión de abandonar el uso del GLP.

ELECCIÓN

Uno de los puntos más fuertes a favor del uso del GLP es la libertad de escoger. La opción de usarlo, o no, va a depender del juicio y criterio de cada usuario de transporte particular.

Este punto es especialmente importante para conductores como Claro Renderos. Renderos es abogado y conduce un carro particular desde hace varios años. No conocía la opción del GLP y considera que es importante que estas alternativas se discuten de forma abierta.