Temas Especiales

04 de Apr de 2020

Economía

Panamá busca cumplir un sueño de película

PANAMÁ. Fantasía o realidad. Hace unos años nadie creía que fuera posible hacer cine en Panamá. Ahora, no solo es una realidad, sino tam...

PANAMÁ. Fantasía o realidad. Hace unos años nadie creía que fuera posible hacer cine en Panamá. Ahora, no solo es una realidad, sino también un negocio millonario.

Veintitrés millones de dólares fueron invertidos por producciones extranjeras en Panamá en el año 2013, de acuerdo con el Ministerio de Comercio e Industrias. Seis son las nuevas producciones panameñas programadas para el próximo año.

Tres millones al año es la suma destinada al Fondo Cine para la producción nacional. El valor en publicidad para el país y la empresa privada es como el eslogan de MasterCard, no tiene precio. Al menos no uno fácil de calcular.

CÓMO VENDER A PANAMÁ

El objetivo de la Dirección Nacional de Cine (Dicine) es atraer a productores extranjeros y desarrollar la producción nacional.

Para lograr el primer objetivo, la Dicine trazó una estrategia clara. Panamá puede ser cualquier lugar del mundo. Armada de espectaculares fotografías de la geografía panameña, Arianne Benedetti, directora de Dicine, vendió la idea de que en Panamá se puede simular sitios tan exóticos y distintos como el Amazonas o una antigua ciudad europea.

Los festivales internacionales eran parte esencial de su recorrido.

‘En nuestro primer coctel si acaso había 10 personas’, recuerda Benedetti. ‘Ahora Panamá está de moda. En Cannes la gente se peleaba por la entrada’.

BENEFICIOS FISCALES

El cine es un buen negocio para las empresas.

La Ley 26 del 17 de abril de 2012 (mejor conocida como la ‘ley de cine’) ofrece un incentivo fiscal de 15% a las empresas privadas sobre las donaciones que realicen a los ‘proyectos acreditados por el Fondo Cine’. Además la importación de equipo técnico para las producciones está completamente exonerada.

Pero quizás la ganancia más grande sea la publicidad. Las películas producidas en Panamá tendrán exposición a un mercado global. Hands of Stone y Quantum of Solace son algunos ejemplos.

Pero, ¿y la producción nacional?

FALTA GENTE

Para sostener una verdadera industria cinematográfica se necesita profesionales que cubran la demanda de las productoras, nacionales o internacionales.

El talento y las ganas sobran. Pero en un país acostumbrado a la producción televisiva y publicitaria no hay gaffers, tramoyistas, mezcladores de audio, guionistas, etc... para las necesidades de una producción a gran escala. Y si los hay, se cuentan con los dedos.

‘Hay mucha gente que quiere hacer cosas. Pero realmente lo importante no es querer. Es saber cómo y profesionalizarte’. El director y productor mexicano Paco Castillo organizó este año el segundo Diplomado Internacional de Cine por gente que hace Cine. Reconoce que Panamá es un sitio atractivo por su geografía y por las ventajas que ofrece precisamente la falta de una industria.

Y es que en Panamá, a diferencia de países como México, no existen (aún) gremios ni sindicatos de ninguna de las especialidades cinematográficas. Por esto la contratación es más libre y no hay mínimos establecidos para los salarios.

PRIMEROS PASOS

El éxito o el fracaso del proyecto de cine panameño depende de la formación del personal humano.

‘Es una cadena en donde hay que cubrir desde lo más básico’, asegura Alexandra Schjelderup, una promotora y gestora cultural que ha dedicado más de diez años al desarrollo de la cultura cinematográfica en Panamá.

Para Schjelderup, Dicine reconoce esta necesidad y la prueba de ello es el número de talleres y capacitaciones en guión, fotografía y otros campos que realiza la institución.

Sin embargo, no duda en señalar la necesidad de una mejor formación. A los aspirantes a realizadores recomienda viajar al exterior. ‘Una escuela de cine te da más que conocimiento. Te brinda una visión’, concluye.

Existen ahora mismo propuestas en la Universidad de Panamá y en la Universidad Tecnológica de Panamá para establecer oficialmente la carrera de cine. Pero, hasta el momento, no se ha concretado nada.

MERCADO

El próximo año se comienzan a rodar seis películas panameñas. ¿Es el mercado istmeño suficiente para mantener estas producciones en taquilla? Lo cierto es que no hay muchas con las que hacer la comparación. Chance, de Abner Benaim, es quizás el ejemplo más conocido. La popular comedia logró ser un éxito de taquilla. Llegó incluso a superar a Avatar.