Temas Especiales

01 de Jul de 2022

Economía

Españoles no pueden pagar sus deudas

MADRID. Varias autopistas, un fabricante de electrodomésticos, un club de fútbol: ningún sector escapa en España a la epidemia de suspen...

MADRID. Varias autopistas, un fabricante de electrodomésticos, un club de fútbol: ningún sector escapa en España a la epidemia de suspensiones de pagos, que siguen creciendo con la crisis y terminan para muchos en bancarrota.

Según el Instituto Nacional de Estadística, el país, cuarta economía de la Eurozona, pasó de 1,147 concursos de acreedores en 2007 a 6,197 en 2009 y 9,071 en 2012.

Se denomina concurso de acreedores a la situación jurídica que se origina cuando una persona física o jurídica deviene en una situación de insolvencia en la cual no puede hacer frente a la totalidad de los pagos que adeuda.

‘Creo que en 2013 vamos a rozar los 10,000’, estima Carlos Sancho, abogado y profesor en la IESE Business School de Madrid.

‘El año 2013 va a ser el de mayores concursos de la historia de España, sin duda ninguna’, dice por su parte Enrique Bujidos, responsable de reestructuraciones de PricewaterhouseCoopers. Varios nombres emblemáticos del país tropezaron en los últimos meses: en febrero el promotor inmobiliario Reyal Urbis se vio arrastrado por su deuda, $4,800 millones, a la segunda mayor suspensión de pagos de la historia de España.

SITUACIÓN CRÍTICA

El gigante del pescado congelado Pescanova, que emplea a más de 10,000 personas, presentó concurso de acreedores en abril. El 13 de noviembre lo hizo el imperio Fagor, amenazando más de 2,000 empleos en España, donde el desempleo roza el 26%. A menor escala, también declararon suspensión de pagos el equipo de fútbol Deportivo de La Coruña, varias autopistas privadas e incluso la empresa organizadora del concurso de Miss España.

La firma de corretaje Axesor prevé ‘un crecimiento de en torno a un 20%-25%’ de los concursos de acreedores en 2013 y una ligera ralentización en 2014, explica Javier Ramos, director de su gabinete de estudios.

Entre enero y noviembre se registraron 8,225 suspensiones de pagos, un aumento de 20.3% respecto al mismo periodo de 2012.