Temas Especiales

07 de Mar de 2021

Economía

Falta de clase en MSNBC

Mitt Romney dice que ha llegado el momento de superar la controversia suscitada por la locutora de MSNBC, Melissa Harris-Perry, y el nie...

Mitt Romney dice que ha llegado el momento de superar la controversia suscitada por la locutora de MSNBC, Melissa Harris-Perry, y el nieto adoptado de Romney.

Yo digo que es hora de apagar MSNBC. Sus airados locutores llevan los ataques personales a un nuevo y más desagradable nivel. Ellos ofenden, nosotros retrocedemos. Alec Baldwin fue despedido y Martin Bashir renunció por hacer comentarios groseros mientras eran locutores de programas de esa cadena. Y hasta cuando Harris-Perry trató de salvar su puesto con una disculpa a la familia Romney, no habló francamente sobre todo lo que hizo mal.

Los liberales son un paquete de contradicciones. Dicen que no hay que tener en cuenta la raza, pero después crean preferencias raciales que hacen justamente eso. Afirman que los hijos de inmigrantes deben aprender inglés, pero después lanzan clases de educación bilingüe que dificultan ese proceso. Aseveran que brindar a los pobres y a los niños pertenecientes a minorías una educación de calidad es un derecho civil, pero después apoyan a los sindicatos de maestros, que socavan las reformas para mejorar nuestras escuelas. Predican la tolerancia, pero reaccionan con intolerancia a las opiniones de un cazador de patos de Louisiana.

Ahora, después de decir, durante décadas que los republicanos deben ser bondadosos y compasivos con los afroamericanos, ridiculizan a una familia de republicanos por hacer algo bondadoso y compasivo: adoptar un bebé afroamericano.

La familia es la de los Romney. Y el bebé es Kieran James Romney, quien el otoño pasado fue adoptado por el hijo de Mitt Romney, Ben, y su esposa Andelyne. El pequeño apareció en la tarjeta de Navidad de la familia, sentado en la rodilla del abanderado republicano de 2012.

Recientemente, en un tonto segmento de fin de año de su programa, titulado ‘Recordando con risas’, Harris-Perry y un par de sus invitados —la actriz/cómica Pia Glenn y el cómico Dean Obeidallah— decidieron burlarse de esa imagen.

Glenn rompió a cantar un tema popularizado por Sesame Street: ‘Una de esas cosas no es como las otras. Una de esas cosas no es igual. Y ese bebito, en el medio adelante, es el cual’.

Dios mío, ¿qué diría Big Bird?

Harris-Perry bromeó que Kieran James debería casarse de mayor con North West, hija de la estrella de programas realidad Kim Kardashian y el rapero Kanye West, ‘¿Se imaginan a Mitt Romney y Kanye West como consuegros?’.

¿Se imaginan que MSNBC presente un programa que valga la pena ver? Yo tampoco. Y no estoy solo. Varios críticos de los medios respondieron a esta controversia sugiriendo que el problema se extiende a toda la cadena.

Y es aún peor. Obeidallah dijo lo siguiente sobre la foto: ‘Pienso que la foto es fantástica. Realmente representa la diversidad del partido Republicano, el RNC. En la convención, encuentran la única persona negra’.

Esos son alardes. Ninguna de las cadenas de TV es particularmente eficaz en presentar gente de color.

Todo el mundo como que se disculpó. Glenn expresó que su espanto por la política de Romney había obnubilado su sano juicio y Obeidallah esencialmente dijo que fue víctima de una campaña de derecha para silenciarlo.

Sólo Harris-Perry ofreció un mea culpa a medias decente —tanto en Twitter el día del incidente como la vez siguiente en que su programa estuvo en el aire. Irónicamente, la locutora es producto de un matrimonio interracial, y su madre —como los Romneys— se crió como mormona.

‘Dada la propia historia de mi familia, me había identificado con esa foto y tenía la intención de decir cosas positivas y celebrarla,’ dijo con lágrimas en sus ojos. ‘Pero cualquiera haya sido la intención, la realidad es que el segmento procedió en forma ofensiva. Y mostrar la foto en ese contexto … fue una mala decisión. Así pues, sin reservas ni salvedades, me disculpo ante la familia Romney.’

Cuando apareció en ‘Fox News Sunday’, Romney dijo que ‘la gente comete errores’.

Pero resulta que Harris-Perry no fue una inocente observadora, que resultó atrapada en el desastre. Fue la instigadora. Según un informe de CNN.com, justo momentos antes del controvertido segmento, Harris-Perry fue al aviso incitando a sus invitados e instándolos a hacer bromas.

‘Mis cómicos van a ser obligados a beber durante el aviso para recuperar su humor’, dijo en el aire.

El fatídico segmento no ‘procedió’ sin rumbo hacia el hoyo. Fue llevado allí por la locutora.

¿Y por qué? Harris-Perry podría haber dado la respuesta. Cuando salió del aire agregó, ‘Somos básicamente prostitutas de los ratings’.

No lo discuto.

LA COLUMNA DE RUBEN NAVARRETE