Temas Especiales

01 de Apr de 2020

Economía

Posible deflación en la eurozona genera debate

BRUSELAS. El Banco Central Europeo (BCE) y algunos economistas no creen que la zona euro vaya a caer en la deflación, aunque sí auguran ...

BRUSELAS. El Banco Central Europeo (BCE) y algunos economistas no creen que la zona euro vaya a caer en la deflación, aunque sí auguran un periodo prolongado de inflación baja, mientras el Fondo Monetario Internacional (FMI) y otros expertos alertan del riesgo de parálisis económica duradera.

La oficina europea de estadísticas (Eurostat) ofreció un nuevo elemento para el debate que se prolonga desde hace meses y que se está convirtiendo en batalla ideológica.

Eurostat anunció que los precios subieron el pasado año un 0.8%, un nivel muy bajo si se compara con la meta del 2% que se ha fijado el BCE para la inflación.

PERSPECTIVAS

Como no podía ser de otra forma, ha sido un banquero alemán el que ha rechazado que haya riesgo de deflación, una espiral infernal de caída de precios y salarios, que provoca una parálisis económica.

El riesgo de ver la zona euro caer en la deflación es ‘limitado’, dijo el presidente del banco central alemán Jens Weidmann, que también ocupa un sillón en el directorio de gobernadores del BCE. ‘No está vinculado tanto al hecho de que las previsiones actuales de inflación a largo plazo están sólidamente ancladas en torno al 2%’, dijo, sino a que ‘sobre todo, estamos en una fase de recuperación, lo que va a subir poco a poco el ritmo de la inflación’.

Weidmann es producto del pensamiento alemán, que considera la inflación como el peor azote de la economía. Pero Weidmann no está solo. El presidente del BCE, el italiano Mario Draghi, tampoco ve un peligro inminente de deflación que necesite una acción urgente de la institución.

RIESGOS

En cambio, la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, advirtió el miércoles pasado de los ‘riesgos crecientes’ de deflación y alertó de las ‘consecuencias desastrosas que tendría para la recuperación’, por lo que instó a la movilización general contra este ‘ogro que tiene que ser combatido’.