Temas Especiales

12 de Apr de 2021

Economía

La fiducia gana terreno en el país

La migración extranjera hacia Panamá ha ocasionado un fuerte aumento en el capital depositado en bancos panameños

La fiducia gana terreno en el país
Datos suministrados por la Superintendencia de Bancos.

Cada año el negocio del fideicomiso gana terreno en Panamá. A septiembre de 2013, los activos alcanzaron los 18 mil 243 millones de dólares o 13. 1% de los 16 mil 85 millones de dólares registrados al tercer trimestre de 2012. 


Fernando Sucre, de la Central Fiduciaria, atribuye ese crecimiento a la migración de extranjeros, específicamente aquellos procedentes de Colombia y Venezuela, en donde este servicio incluso maneja capitales cuyos valores son parecidos a los de la banca de esos países.


Datos de la Superintendencia de Bancos de Panamá (SBP) reflejan que el dinamismo de los activos se concentró en orden de importancia en el renglón de empresas vinculadas a bancos, con 5 mil 6 millones de dólares. Le siguió otras empresas fiduciarias con 4 mil 864 millones de dólares y banca privada extranjera, con 4 mil 185 millones de dólares. Ver recuadro. 


Para Sucre, la fiducia es una herramienta que despierta apetitos. ‘Representar a un cliente en la compra o administración de bienes u otro tipo de fiducia es un asunto de confianza, pues los bienes ya no le pertenecerán a la persona (al cliente), sino a la fiduciaria, lo que les ayuda a no tributar en sus países de origen. Tal es el caso de la inseguridad que se vive hoy en Venezuela’. 


‘La propia Superintendencia de Bancos es la mayor fianza de garantía para los extranjeros que vienen al país, debido a la fiscalización oportuna de los patrimonios y adonde están invertidos son un respaldo para el desarrollo del negocio’, aclaró el ejecutivo. 


Entre las fiducias de mayor uso están: garantía, inversión y testamentario. Sin embargo, para Sucre es vital que ‘la Autoridad de Protección al Consumidor y Defensa de la Competencia retome el tema de exigirles a las promotoras de viviendas trabajar con fiduciarias, debido a que esa empresa será el garante para que los futuros dueños de viviendas no pierdan sus dineros por la no continuación del proyecto habitacional’.