Temas Especiales

22 de Jan de 2021

Economía

Basura moverá aviones de British

La marca europea será pionera en la iniciativa de aprovechar los desechos para movilizar su flota

Basura moverá aviones de British
La compañía ha enfrentado serios reveses por el costo del combustible.

British Airways, gigante europeo de aviación, se ha aliado con Solena Fuels, para mover su flota de aviones con combustible procedente de la basura que diariamente se genera en la ciudad de Londres.

La aerolínea londinense, está mirando al futuro y buscando métodos para sustentar su negocio en técnicas verdes, que aporten al país y den un giro hacia la sustentabilidad social, según una publicación de Fast Company.

Puede parecer cosa de ciencia ficción, pero pronto será una realidad, gracias a la asociación de ambas empresas,

ANTECEDENTES

Londres ya tiene un gran sistema de reciclaje de desechos, por lo que Solena Fuels usará solamente aquella basura que no pueda ser reciclada, llevándola a su planta de producción.

El gobierno local pagará a la empresa por este servicio, para mantener la competitividad en los precios.

Además, la creación de este tipo de combustible es más sencilla que la del etanol, y otros compuestos parecidos, ya que no necesita de campos de plantación, aunado al hecho de que la infraestructura para recoger desechos por medio de camiones ya existe.

Una vez en la planta, los desechos son convertidos en gas, y después en una sustancia que funciona como los combustibles sintéticos de carbón y gas natural, que se usan en la industria de la aviación, según Fast Company.

INICIOS

El sistema solamente se utilizará para cubrir el 2% de las necesidades de British Airways, pero se tienen planes para aumentar ese porcentaje, y Solena Fuels también pretende venderle a otras compañías de aviación.

La empresa admite que, aún usando toda la basura generada en el mundo, este combustible no podría sustituir por completo a las opciones actuales, sino solamente un 20 o 25%.

Londres genera aproximadamente 18 millones de toneladas de basura al año, de las cuales solo medio millón servirán para este proyecto.

Además de que encuentra otra utilidad para los desechos, se calcula que este combustible reduce en un 95% las emisiones de carbono, comparado con las opciones tradicionales, y evita también las emisiones generadas por el gas metano, que se activa cuando la basura alcanza niveles putrefactos en los vertederos.