Temas Especiales

28 de Jan de 2021

Economía

El mercado infantil no es un juego

Los niños tienen una influencia importante en varios sectores, incluyendo el de tecnología

El mercado infantil en Latinoamérica es importante para las empresas, no solamente porque los productos que van dirigidos a este segmento que representa un 26% de la población de la región (menores de 12 años) es un mercado atractivo en volumen y valor, sino porque los niños son influenciadores relevantes para muchos productos y servicios del hogar. Este nivel de influencia es directo, a través de sus peticiones, e indirecto; en todas aquellas compras y hábitos que se ven afectados en el hogar. Dada su corta edad se les considera ‘presumidores’, aunque en muchas categorías están demostrando tener un rol fundamental. Algunos sectores donde los niños influyen notablemente son alimentos, bebidas, entretenimiento, indumentaria y, más recientemente, tecnología.

A la hora de analizar el mercado infantil y cómo las marcas pueden ganar, podemos sugerir el Enfoque 3D, derivado de investigaciones cualitativas realizadas por Datanalisis en este segmento. Este enfoque propone tomar en consideración tres aspectos clave para atender de forma exitosa a este mercado:

1. Funcionalidad. Los productos deben cumplir su función primordial y además satisfacer las expectativas de los consumidores. Esto incluye características básicas del producto, pero también diseño y precio. Los niños y sus padres están influenciados por tendencias globales como búsqueda de un estilo saludable y practicidad, por lo que muchos productos están buscando satisfacer estas expectativas con opciones más saludables (alimentos bajos en grasa, enriquecidos, etc.) y empaques prácticos.

2. Relación socio emocional. Incluye no solamente los sentimientos que generan las marcas en los niños (alegría, seguridad, etc.) sino también aspectos sociales relacionados con la forma como estos niños usan las marcas para generar aprobación social o interactuar con otras personas.

3. Comunicación. Los niños quieren divertirse y juegan, lo que ofrece una oportunidad para las marcas que quieren llegar a este segmento. Se trata entonces de usar los medios que ocupan su tiempo de esparcimiento, como la televisión e internet; y las actividades extra curriculares (como los deportes y las artes).

En muchas categorías de negocio, estudiar el mercado sin analizar este segmento es como conducir viendo por el retrovisor. Aprovechemos de comprender a los consumidores infantiles no solamente como una oportunidad de negocios en el corto plazo sino como una ventaja para la innovación.

Los invito a comentar este artículo o enviar sus sugerencias para próximos artículos a través de carlos.jimenez@datanalisis.com o de @carlosjimenez en Twitter.

SOCIO DIRECTOR DE DATANALISIS