Temas Especiales

26 de May de 2020

Economía

Empresas en vilo por megaproyecto de energía en Chile

Los reclamos por el negativo impacto ambiental de la nueva hidroeléctrica, podrían detener en su génesis al proyecto multimillonario

Unas últimas tensas horas de espera viven los impulsores y detractores del megaproyecto energético Hidroaysén, en la víspera de que el Gobierno chileno resuelva si da el vamos a la millonaria iniciativa o le pone una lápida definitiva.

Y es que tras un largo período de dilatación, hoy se reunirá por fin el comité de ministros, integrado por los jefes de las carteras del Medio Ambiente, Agricultura, Economía, Minería, Salud y Energía, para resolver sobre 35 reclamaciones presentadas en torno al proyecto.

De su aceptación o rechazo depende la sobrevida de la idea impulsada desde 2007 por Endesa Chile, filial de su homónima española y la generadora local Colbún, para crear un complejo de cinco centrales hidroeléctricas en los ríos Baker y Pascua, en la austral región de Aysén, para producir unos 2,750 megavatios de electricidad.

La inversión estimada alcanza a unos 3,200 millones de dólares y su potencia fortalecería al sistema eléctrico chileno, cada vez más debilitado por una demanda creciente y una oferta restringida y cara por el uso intensivo de fuentes como diesel, carbón y gas, que Chile no produce.

El eventual rechazo al proyecto implicaría invalidar la Resolución de Calificación Ambiental, dictada en 2011 y ratificada ese mismo año por las cortes de Apelaciones y Suprema, que administrativamente dio el vamos al proyecto. Una decisión compleja que la anterior Administración del presidente Sebastián Piñera optó por no adoptar, ya que con una tardanza de casi tres años, a fines de enero pasado, el entonces comité de ministros encargado de zanjar el tema decidió encargar nuevos estudios sobre el proyecto.