Temas Especiales

30 de May de 2020

Economía

Gobierno francés exige a GE soberanía energética

El gobierno decidió finalmente aprobar la adquisición por General Electric, pero garantizando el derecho de control del Estado

Gobierno francés exige a GE soberanía energética
Ministro francés Arnaud Montebourg.

El gobierno socialista francés se impuso en el caso de la venta de la empresa estratégica Alstom y se mantuvo firme ante la huelga de los ferroviarios, su primer conflicto social de envergadura, una actitud que contrasta con sus vacilaciones pasadas.

En el caso de Alstom, emblema de la industria energética francesa, que fue objeto ya de un plan de salvaguarda en 2004, el presidente François Hollande intervino de manera personal, y muy rápidamente, para que Francia conservara el mando pese a la cesión a un grupo extranjero.

Hollande multiplicó las reuniones con los dirigentes de la firma norteamericana General Electric (GE) y alemana Siemens, candidatas a la compra, y con los principales ministros concernidos, a fin de unificar la posición francesa.

El gobierno decidió finalmente aprobar la adquisición por General Electric, pero garantizando el derecho de control del Estado sobre el porvenir de la empresa a través de la compra del 20% de las acciones que poseía el grupo Bouygues.

Una de las actividades de Alstom, la fabricación de turbinas, es considerada capital para la independencia francesa en materia de energía nuclear.

‘Es importante que nuestros intereses humanos, sociales e industriales sean preservados. Va en ello nuestra soberanía. Pedimos a General Electric que deje en Francia lo que nos permite mantener nuestra independencia energética’, argumentó el lunes el ministro de Economía, Arnaud Montebourg, al explicar la posición oficial francesa.