Temas Especiales

31 de May de 2020

Economía

Reputación del registro, en riesgo

Rumores de cambio en la dirección de la AMP. Panamá podría no pasar auditoría de la OMI. Piden que AMP se encargue de formar los marinos

Reputación del registro, en riesgo
Más de 300 mil marinos de distintas nacionalidades laboran en la flota mercante panameña.

El prestigio del registro panameño y la permanencia del país en la lista blanca de la Organización Marítima Internacional (OMI) está en riesgo.

Los escándalos que ponen en duda la certificación profesional local de oficiales, y en general de gente de mar, han desatado las alarmas. Roberto Linares, director de la Autoridad Marítima de Panamá (AMP), se lava las manos. En una entrevista exclusiva con La Estrella de Panamá, niega cualquier vínculo con Orion Maritime Training Center, que es señalada como foco de conflicto. ‘Hay gente que está dejando entrever que yo he hecho alguna ilegalidad o que soy socio de algunas empresas o que me he robado algún... Yo no tengo ninguna acción’ en esta empresa , dice .

Las reacciones del funcionario se producen tras las críticas por la supuesta concesión de exclusividad que le ha otorgado la AMP al centro de formación Orion para que realice los assessment o evaluaciones de las licencias de los oficiales de marina del registro panameño.

Orion Maritime Training Center nació en 2010, en la administración del presidente Ricardo Martinelli, y fue escogida para desarrollar un plan piloto, heredado de la administración de Martín Torrijos, para realizar las acreditaciones a la gente de mar.

Lo que causó escozor entre los gremios del sector marino fue que el proyecto piloto contemplaba que fueran cuatro compañías las que lo desarrollaran; sin embargo, sus permisos les fueron revocados cuando se le otorgó a Orion el privilegio único de la evaluación.

El centro de formación se quedó solo con el negocio. Hoy Orion dicta hasta 63 cursos para formar marinos que puedan trabajar en el registro panameño, que es el más grande del mundo, con más de 8 mil embarcaciones y más de 300 mil plazas para diferentes nacionalidades.

Para aclarar los hechos, Linares sostiene que las denuncias relacionadas al centro de formación ‘deben resolverse en los tribunales y no en los medios de comunicación’. Además, propone una auditoría a todos los centros de formación de marinos para determinar la calidad de la educación que imparten y ha extendido una solicitud a la Universidad Marítima de Panamá (UMIP) para que se encargue de realizar las acreditaciones, lo que desarticularía a Orion.

La UMIP, por su parte, analiza la propuesta de la máxima autoridad marina del país, pero no dará una respuesta hasta la llegada de la próxima administración, señaló una fuente oficial de esta casa de estudios.

Los profesionales vinculados al sector sienten que la medida de la AMP llega tarde, porque los escándalos han afectado el registro panameño, señaló Demóstenes Sánchez, de la Asociación Panameña de Oficiales de Marina y docente universitario.

Linares reconoce que las críticas le hacen ‘un daño inmenso al sector marino’. Tanto, que fuentes oficiales, que piden reserva de su identidad, están convencidas de que el país no pasará la auditoría de la OMI, que debe hacerse el próximo año a mediados de junio, para determinar si se cumple con los convenios internacionales para el registro e inspección de buques.

Panamá había logrado pasar a la lista blanca de esta organización, uno de los logros que se adjudica la AMP.

Iria Barrancos, abogada marítima y expresidenta de la Asociación Panameña de Derechos Marítimos, considera que la AMP debe volver a hacerse cargo de la formación de marinos. ‘Esto redundará en beneficio del registro’. Es necesario que las acreditaciones dejen de hacerlas empresas privadas, precisó.

Sin embargo, una fuente ligada a la entidad, considera que mientras la AMP esté politizada, esto no funcionará. Los rumores de cambio en la dirección de esta entidad, que detenta Linares durante los próximos siete años, son fuertes. Para el cargo suena Jorge Barakat, que ya fue subadministrador, mientras duró la alianza de gobierno. Pero para que sea posible, habrá que cambiar la ley.