26 de Feb de 2020

Economía

T-Mobile, en la mira de compradores extranjeros

A pesar de ser un pequeño competidor en el mercado móvil de Estados Unidos, T-Mobile se convierte en un señuelo multimillonario

T-Mobile, en la mira de compradores extranjeros
El mercado de usuarios en EEUU cubre casi 200 mil millones de usuarios.

T-Mobile US Inc. se convierte en un señuelo multimillonario a pesar de ser el competidor nacional más pequeño en un mercado donde la gran mayoría de la población ya tiene teléfono móvil.

Lo que lleva a Xavier Niel, de Francia, y a Masayoshi Son, de Japón, a presentar ofertas por T-Mobile es una oportunidad de ingresar al sector de 195 mil millones de los Estados Unidos antes de un nuevo aumento de la demanda de servicios de datos como acceso a Internet y streaming de video.

Es el mismo argumento que Verizon Communications Inc. usó para justificar su operación de 130 mil millones para adquirir el pleno control de Verizon Wireless este año.

La venta de datos ya crece 18%, según el analista Chetan Sharma.

La apuesta es que los datos inalámbricos irán más allá de teléfonos y tablets y llegarán a una serie de otros aparatos, desde autos y relojes inteligentes hasta termostatos, todo lo cual exige una forma de conectarse a Internet para actualizaciones y monitoreos.

Si eso se concreta, podría ser una mina de oro tener una de las pocas redes capaces de manejar esa demanda en un país como los Estados Unidos, donde hay un constante interés por los aparatos y en el cual la población se ha mostrado dispuesta a seguir pagando servicios inalámbricos a pesar de que el gasto declina en otros rubros.

‘Los suscriptores incorporan más aparatos a su plan, y eso derivará en un mayor uso de datos, el cual, a su vez, impulsará un mayor crecimiento’, dijo Colby Synesael, un analista de Cowen Co. ‘El mercado es atractivo, pienso que podría llevar a la gente a la acción’, agregó.

En el mercado estadounidense, también los riesgos son muchos. Los organismos reguladores se resisten a la idea de las fusiones.

La competencia de precios se intensifica. Invertir en un país grande con amplias zonas de escasa población es caro. La demanda, por su parte, podría no concretarse en el caso de servicios que las compañías quieran proporcionar.

Por cada compañía que invierte más en el mercado hay una que quiere salir: la empresa matriz de T-Mobile, Deutsche Telekom AG, y la ex socia de Verizon Wireless, Vodafone Group Plc.

INGRESO DISCRECIONAL

De todos modos, hay pocos lugares como los Estados Unidos para apostar al crecimiento de los datos inalámbricos.

La inversión en velocidades mayores de bajada 4G ha superado a la europea. Mercados en vías de desarrollo como China y América Latina no tienen el mismo ingreso discrecional para una adopción masiva de nuevos aparatos y sus correspondientes servicios.

‘Estados Unidos es una de las economías más fuertes del mundo, lo que constituye un buen marco competitivo para los servicios inalámbricos. Además, tiene un ritmo de penetración menor en comparación con otros lugares del mundo’, dijo el año pasado el máximo responsable ejecutivo de Verizon, Lowell McAdam, al explicar los motivos de su transacción inalámbrica. ‘Apenas estamos empezando en aparatos conectados y máquina a máquina’.

Con la nueva transacción, Verizon, que tiene sede en Nueva York, obtuvo el completo control de la mayor firma proveedora de telefonía móvil de los Estados Unidos. Son, el presidente de SoftBank Corp, que tiene sede en Tokio, optó por un activo de mayor riesgo al adquirir Sprint Corp. el año pasado por 21,600 millones de dólares.

Según se dice, ahora busca presentar una oferta por T-Mobile, que tiene sede en Bellevue, Washington.